Versículos esperanzadores para un futuro incierto

¿Qué versículos leer ante un futuro incierto?

Dios sabe exactamente lo que necesitas: “Por tanto, no seáis como ellos. Porque tu Padre sabe lo que tú necesitas antes de que le pidas”.  Mateo 6: 8

A medida que el año calendario se convierte en un nuevo año, mantenemos las expectativas vagamente en nuestras manos. Si bien esperamos un año mejor, un nuevo comienzo y una nueva oportunidad para aumentar nuestra fe, la pesadez del año pasado es real. Muchos de nosotros hemos sufrido la pérdida de la familia, el trabajo y los sueños. Pero Dios ofrece esperanza en la lucha y ayuda en los días más difíciles, compartidos gracias a BibleStudy.

1. Esperanza celestial

Y si voy y preparo un lugar para ustedes, vendré otra vez y los recibiré a Mí; para que donde yo estoy, también vosotros estéis”. Juan 14: 3

La esperanza que encontramos en este versículo es pesada y fuerte. Es un recordatorio de que no solo llegará el día en que Jesús regresará por Sus hijos, sino también la promesa de que está preparando un hogar celestial ahora mismo para todos aquellos que pongan su fe en Él para la salvación.

2. No se preocupe

Por lo tanto, no se preocupen por el mañana, porque el mañana se preocupará por sus propias cosas. Suficiente para el día es su propia angustia”. Mateo 6:34

La preocupación es una de las cosas que agobia al corazón y hace que la mente se incline hacia la ansiedad, el miedo y la intimidación. Hay preguntas que se arremolinan en la mente como: "¿Qué va a pasar?" "¿Y sí?" "¿Y ahora qué?" Si bien todas estas son preguntas válidas, la respuesta de Dios es simple. "No te preocupes." Si bien no podemos ver el mañana, Dios sí puede. Él ya lo sabe.

3. Ora y da gracias

Por nada estéis afanosos, sino que, en todo, con oración y súplica, con acción de gracias, sean conocidas vuestras peticiones ante Dios”. Filipenses 4: 6

La ansiedad se cuela o irrumpe cuando menos lo esperamos. Es una distracción silenciosa que parece vivir dondequiera que miremos. Pero la Palabra de Dios nos da una declaración interesante y audaz sobre la ansiedad. La Biblia dice: "Por nada estéis afanosos". Esta es una dura verdad de vivir. Si bien quiero vivir libre de ansiedad, circunstancias desconocidas pueden capturar mis pensamientos y mi corazón rápidamente antes de que me dé cuenta.

4. Dios ofrece paz

Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestro corazón y vuestra mente en Cristo Jesús”. Filipenses 4: 7

Aquí encontramos la continuación y el resultado de elegir un estilo de vida sin ansias por nada. Cuando entregamos nuestras dificultades y luchas al poder de Dios, Él ofrece paz. Este no es el tipo de paz que recibe de una larga ducha caliente o un baño en la bañera. Es la paz profunda que satisface la mente, el corazón y el alma. ¡Qué esperanza! ¡Qué ayuda!

5. Viva anclado en él

Esta esperanza la tenemos como ancla del alma, segura y firme, y que entra en la Presencia detrás del velo”. Hebreos 6:19

La imagen aquí de la esperanza como nuestra ancla. En mi libro Anclado en, comparto la historia de cómo Dios me ha enseñado tiernamente a vivir una vida anclada a través de los altibajos y todo lo que me rodea. Jesús es nuestra esperanza, nuestra ancla.

6. Ríndete y recibe esperanza

Ahora el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo”. Romanos 15:13

No solo tenemos una idea de esperanza. Tenemos la oportunidad de abundar en esperanza. Esto significa que podemos vivir plena y libremente en la esperanza que Dios nos ofrece. La clave es que estamos dispuestos y abiertos a recibirlo. Esto requiere acción para orar y buscar la guía de Dios día a día. Podría parecer que entrega su ansiedad, sus pensamientos turbulentos y sus deseos de corazón a la voluntad y al camino de Dios.

7. Dios te ve

Por las misericordias del Señor no somos consumidos, porque sus misericordias no fallan”. Lamentaciones 3:22

La compasión podría ser una de las cosas más hermosas que Dios haya creado. Es una emoción y una acción que dice: "Te veo y estoy dispuesto a ayudarte". Esto es lo que Dios nos ofrece. Él te ve. Quiere ayudarte. Esta esperanza de saber que Dios es compasivo sin falta es un gran regalo. Recíbelo. Vívelo. Cuando lo hacemos, la esperanza nace, se alimenta y vive en nosotros.

8. La misericordia se multiplica

Son nuevos cada mañana; Grande es tu fidelidad”. Lamentaciones 3:23

Dios no solo ofrece compasión, sino que la ofrece día a día. Nueva misericordia es tuya para que la tomes. No se agota. No importa lo que surja cada día, la misericordia continúa multiplicándose. No

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias