Un exempleado de Google dice que la inteligencia artificial podría conducir al apocalipsis

Un exempleado de Google dice que la inteligencia artificial podría conducir al apocalipsis

Según Mo Gawdat, las tecnologías se acercan cada vez más a superar la inteligencia humana.

Después de dejar la vida de investigador de Inteligencia Artificial (IA), cuando se dio cuenta de que "destruiría el mundo", el ex Google Mo Gawdat hizo duras críticas relacionadas con el avance de la IA e incluso dijo que "estamos creando un dios".

El exlíder de X, una división de Alphabet (propietaria de Google) centrada en tecnologías a muy largo plazo, dijo que cree que las predicciones pesimistas de la ficción son correctas.

En una entrevista con el diario británico The Times, afirmó que “se acerca la singularidad”, lo que significa que las tecnologías se acercan cada vez más a superar la inteligencia humana.

Los profesionales están preocupados

El ponente y escritor, autor del superventas “La fórmula de la felicidad”, señaló que la IAG (Inteligencia Artificial General), considerada por los expertos como “todopoderosa”, podría colocar a la humanidad frente a un “apocalipsis”.

Según el profesional, el IAG es capaz de tener sensaciones y sentimientos conscientemente, como se ve en “The Terminator”. Entre los líderes de la industria tecnológica, Gawdat no es el único preocupado por la evolución de las inteligencias artificiales.

El multimillonario y excéntrico líder de Tesla y SpaceX, Elon Musk, también ha hablado sobre los peligros de la IA que conquista a los humanos. Recientemente anunció que planea comenzar a probar implantes neuronales en humanos en 2021.

"Creación de Dios"

Además de la potencial creación de este “dios”, como advirtió Gawdat, el uso de la inteligencia artificial llama la atención por cuestiones relacionadas con los algoritmos racistas, el reconocimiento facial y la vigilancia policial predictiva.

Gawdat compartió por qué cambió su perspectiva sobre las inteligencias artificiales. Fue mientras trabajaba con desarrolladores de inteligencia artificial en Google X que estaban construyendo brazos robóticos capaces de encontrar y atrapar una pelota pequeña.

Notó que, luego de un período de lenta progresión, un brazo agarraba la pelota y parecía ofrecérsela a los investigadores en un gesto que, para él, era una forma de lucirse.

“Y de repente me di cuenta de que esto da mucho miedo. Eso me congeló por completo”, concluyó.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias