Atleta cuenta cómo superó su adicción a la pornografía

Atleta cuenta cómo superó su adicción a la pornografía

El futbolista Ben Roethlisberger dice que se liberó de sus adicciones cuando se comprometió con su caminar con Dios.

El jugador de fútbol americano Ben Roethlisberger habló sobre su lucha con las adicciones al alcohol y la pornografía durante una conferencia virtual de hombres.

"Toqué fondo", dijo el mariscal de campo de los Pittsburgh Steelers, un equipo de fútbol de Pensilvania. "Yo era adicto al alcohol y la pornografía, lo que no me convirtió en el mejor esposo, ni en el mejor padre, ni en el mejor cristiano que podía ser".

El atleta, asistió a la conferencia ManUp Pittsburgh, que enseña a los hombres a ser líderes temerosos de Dios para sus familias. Aprovechó la oportunidad para asesorar a hombres que luchan contra las adicciones.

“Debe comprender que puede deshacerse de esto gracias a la gracia de Dios”, dijo Roethlisberger. “Él está diciendo, 'Mira, eres lo suficientemente bueno para mí tal como eres'.

Roethlisberger dijo que creció en la iglesia, asistió a los servicios dominicales y tenía a sus padres como referencias cristianas. Pero luchó en su fe después de unirse al mundo del fútbol en la Universidad de Miami, Ohio.

Roethlisberger fue el mariscal de campo del equipo de fútbol americano universitario de 2001 a 2003 y fue convocado por los Pittsburgh Steelers, Draft de la NFL (Liga Nacional de Fútbol Americano) en 2004.

Dijo que no estaba preparado para lidiar con el dinero y la fama que lo llevaron a aparecer en el Super Bowl. El deportista recuerda que no era “un cristiano tan fuerte” cuando fue a la universidad.

“No es que dejé de creer, pero no estaba perfeccionando mis habilidades, no estaba leyendo la Biblia”, dijo. "Todavía estaba orando de vez en cuando, pero no era un cristiano tan fuerte en la universidad como me hubiera gustado ser, como mi esposa".

“Entonces, cuando llegas a la NFL, sucede lo mismo. Vas a una nueva ciudad y ahora hay una nueva fama y todas estas cosas vendrán para ti ”, continuó.

Fue su matrimonio con su esposa, Ashley Harlan, en 2011 lo que trajo a Dios de vuelta al centro de la vida de Roethlisberger. Hace pocos años se bautizó y comenzó una nueva vida con Cristo.

“Me bautizaron cuando era bebé, pero no tomé esa decisión”, dice. “Sentí que necesitaba hacer esto. Quería tener un caminar más cercano, una mejor relación con Jesús, con mi esposa, con mis hijos, mi familia, para ser una mejor persona ”.

"Fue Jesús quien me trajo de regreso a Él. Estoy muy agradecido por eso, porque me siento como un mejor cristiano, un mejor esposo y padre, debido a su perdón para mí", agrega.

Hoy, Roethlisberger está más preocupado por ser un “mejor cristiano” que un mejor atleta. Y eso, señala, comienza en la Biblia.

“No siempre es fácil. La gente no se da cuenta de que los deportistas somos humanos. Pecamos como todos los demás. Hacemos errores. Nos volvemos adictos a las cosas. Pecamos ”, dijo.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias