¿Tienes un plan para tener éxito en tu matrimonio?

¿Tienes un plan para tener éxito en tu matrimonio?

Si usted está familiarizado con el concepto de plan estratégico podría estar pensando: “¿qué tiene que ver esto con mi matrimonio?, ¡eso es para el trabajo!” Si usted no conoce el concepto, permítame resumirlo así, explica Ana Leonor Jiménez, en el portal Enfoque a La Familia.

Por:  Johana R.

El plan estratégico es un documento que se elabora con el fin de:

  1. No olvidar los objetivos que nos planteamos al iniciar un proyecto.
  2. Evaluar cómo lo hemos estado haciendo.
  3. Hacer planes a corto, mediano y largo plazo.
  4. Crear estrategias para alcanzar esos planes.

Al entender el matrimonio como un proyecto a largo plazo, podríamos ver el plan estratégico como una herramienta súper útil para alcanzar lo que se han propuesto como cónyuges.

“Cuando mi esposo y yo decidimos casarnos, él me enseñó algo muy valioso con esta pregunta: “¿cómo te ves, y cómo nos ves en 5, 10 o 20 años?”. Esto nos da objetivos claros en los que debemos concentrarnos, metas y sueños claros por los que trabajar y, objetivamente, nos permite saber si vamos hacia allá o nos hemos desviado”, comenta Ana Leonor Jiménez.

Cuando ustedes se casaron hicieron votos; algunos repitieron los clásicos, otros decidieron crearlos por sí mismos. ¿Los recuerdan? Iban probablemente en esta línea: estar juntos hasta que la muerte nos separe sin importar las condiciones externas que tengamos que enfrentar. Algunos prometieron algo más, como cocinarle todas las noches, lavarle el uniforme de fútbol, acompañarle de compras sin quejarse, etc. Tal vez ustedes al inicio del matrimonio o incluso antes de casarse tomaron tiempo para pensar en una estrategia, algunos otros probablemente pensaron que no era necesario.

En el camino del matrimonio es fácil olvidar lo que prometimos si no lo tenemos claro, idealmente por escrito, pues las ocupaciones y las condiciones de vida podrían hacer que nos ocupemos de lo urgente y olvidar lo importante.

Si hoy usted piensa que está lejos de lo que pensó que sería su matrimonio a los 5,19 o 35 años de casados, le tengo una buena noticia: ¡puede hacer hoy su plan estratégico para alcanzar el matrimonio que sueña! Nunca es tarde para empezar a trabajar, ni para soñar con el matrimonio que quiere tener. No se desanime, recuerde lo que nos dice Jeremías 29:11 “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes afirma el Señor, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.”

En el Señor podemos soñar en grandes planes para nuestro matrimonio, pues Él es el más interesado en que tengamos matrimonios plenos, vidas plenas y con bienestar, no llenas de calamidades.

¿Cómo empiezo a construir mi Plan Estratégico?

  1. Sueñen juntos cómo quieren que sea su matrimonio. Tal vez cambie de alguna forma lo que soñaron cuando se iban a casar y está bien: ahora se conocen más y han tenido experiencia en la aventura del matrimonio. Una inversión económica como una casa o un viaje, una pareja conectada emocionalmente y que se conocen íntimamente como pocas, una pareja que encuentra siempre motivos para divertirse y agradecer, un pasatiempo compartido que siempre han querido hacer, una relación sólida a prueba de cualquier tempestad. ¡Sueñe en grande! Mi esposo y yo soñamos con llegar fuertes y sanos a nuestra edad de carnet de oro, soñamos con viajar a visitar a nuestros hijos donde quiera que estudien o trabajen, compartir sus logros académicos y estar con ellos cuando vengan los nietos. Queremos trabajar por los matrimonios y las familias hasta que el Señor así lo decida, aprovechando cada día que pasemos juntos.
  2. Evalúen el desempeño que han tenido en los últimos 6 meses, 1 año, 10 años. ¿Somos consecuentes con nuestra forma de vivir y los planes que un día nos propusimos? ¿Está siendo usted la esposa cariñosa, paciente y divertida que pensó que iba a ser? ¿Es usted el esposo trabajador, atento y comprometido que pensó que iba llegar a ser? Sean honestos y hagan introspección: ¿en qué cosas se han equivocado, en qué han fallado? ¿Qué han hecho bien? Hágalo de forma personal, no se trata de ver las fallas en su cónyuge. Para hacer más fácil la evaluación tome como puntos de referencia estas grandes áreas: Comunicación, Sexualidad, Finanzas, Vida Cotidiana. Mi esposo y yo hemos tenido que hacer nuestros altos en el camino y reconocer que estamos haciendo mal las cosas. Esto me llevó a entender en su momento que no era buena para manejar las finanzas por despistada y tuve que mejorar. Tuvimos que reconocer que nos habíamos hecho daño y que nos estábamos alejando para volver a caminar de la mano.
  3. Propóngase metas a corto, mediano y largo plazo: por ejemplo mejorar la conexión emocional con mi esposo, mejorar la vida devocional, mejorar la salud, mejorar la comunicación, arreglar las finanzas, tener una vida cotidiana más placentera y menos estresada, etc.
  4. Haga planes específicos para alcanzar cada meta: orar juntos todas las noches, hacer un devocional juntos 4 veces por semana; salir a caminar juntos 5 veces por semana, buscar juntos una nutricionista, vigilar juntos la alimentación; buscar consejo profesional para manejar las finanzas, repartir mejor las responsabilidades; repartir de manera equitativa las tareas de la casa, sonreír más, ser más paciente y bondadosa cuando hablo en casa; conversar de lo que nos gusta y lo que no en la vida sexual, buscar ayuda profesional, romper la rutina en la cama, etc.

Recuerde que la vida matrimonial requiere de un esfuerzo intencionado: Los grandes matrimonios no son casualidad. Implica tomar decisiones todos los días para hacer placentero el viaje, requiere esfuerzo para alcanzar las metas que nos hemos propuesto. Pero la recompensa vale la pena: Años de compañerismo, creciendo juntos, riendo juntos, con mil historias que contar valen la pena.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias