Proyecto misionero logra hacer una impactante labor social que cambió todo, ¡entérate!

Proyecto misionero logra hacer una impactante labor social que cambió todo, ¡entérate!

Umodzi, un proyecto misionero formado por brasileños mejoró la calidad de vida en el pueblo de Hatone que por primera vez, tendrá acceso al agua potable.

Por primera vez, una aldea remota en el sur de Malawi tiene acceso a agua potable a través de un proyecto misionero formado por brasileños. La inauguración del pozo artesiano en el pueblo de Hatone, en la provincia de Chikwawa, cambió la realidad de toda la comunidad que vive alrededor del Proyecto Umodzi.

Las autoridades locales y los residentes de la región de Hatone participaron en el lanzamiento del pozo artesiano el 4 de mayo. En esa ocasión, niños y adultos tuvieron la oportunidad de escuchar el Evangelio y se reunieron para alabar a Dios por la llegada del pozo.

La inauguración también estuvo marcada por un mensaje de fe, basado en Juan 4:13, que dice:

"El que beba de esta agua volverá a tener sed, pero el que beba del agua que yo le doy, no volverá a tener sed".

El Proyecto Umodzi es un brazo de Extended Hands Mission (MME), que ha estado operando durante más de 20 años en Mozambique, Malawi, Zimbabwe y Zambia, capacitando pastores, misioneros y líderes y sirviendo a la población necesitada.

El Proyecto Umodzi nació para unir fuerzas con MME y satisfacer las necesidades de Hatone. Cerca de 102 niños que anteriormente no tenían comida, higiene o incluso la presencia de sus padres, vieron sus vidas transformadas por la Escuela Umodzi.

Desde el inicio del proyecto, los niños y adolescentes, la mayoría huérfanos, comenzaron a recibir alimentación, educación y la enseñanza de la Palabra de Dios.

Los líderes locales reconocen el progreso que el Proyecto Umodzi ha traído a la región.

“Los niños estudiaron en una escuela precaria, pero hoy, gracias a Dios, estudian en una escuela de ladrillos. Bebimos agua en los estanques, pero hoy podemos beber agua buena ”, dijo uno de ellos.

“Podemos enseñarles a practicar la agricultura para su propio sustento e incluso vender alimentos”, dice el pastor Marcos Corrêa, coordinador del Proyecto Umodzi, quien ha estado siguiendo de cerca las mejoras que se están realizando en Hatone.

“También queremos llevar profesionales de la zona para orientarlos en agricultura y otros temas, como la higiene personal”, dice.

El pastor Marcos dice que la visión del Proyecto Umodzi es promover una escuela integral, “donde los estudiantes reciban educación escolar, la enseñanza de la palabra de Dios y puedan aprender una profesión, este es un proyecto de futuro”, explica.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias