Oraciones para rezar antes y después de la misa ¡Siempre con mucha fe!

Oraciones para rezar antes y después de la misa ¡Siempre con mucha fe!

Es importante prepararse espiritualmente para la Misa con estas oraciones católicas. 

Cuando asistimos a Misa le estamos dando gracias a Dios por sus bendiciones, pero muchas veces nuestros corazones y mentes no están allí y es que en algunas oportunidades estamos pensando en la lista de compras, un correo electrónico que olvidamos enviar o simplemente en la serie de TV que queremos ver. 

Sea lo que sea que sucede, estamos distraídos y no nos setimos llenos espiritualmente, por eso, es importante que minutos antes de llegar oremos a Dios y abramos nuestro corazón a su presencia. 

Si no estuvimos atentos durante la Misa, también podemos quedarnos unos minutos después dándole las gracias a Dios por la oportuniad de estar con él. 

Reza estas oraciones antes de la misa: 

Acto de amor antes de la misa

Oh Dios mío, te amo con todo mi corazón, con toda mi alma, con todas mis fuerzas y sin otro deseo que el de unirme inseparablemente a Ti. Es a través de Tu Divino Hijo que esta unión está a punto de realizarse dentro de mí. En la Sagrada Comunión anhelo identificarme con Él, que ya no seré yo mismo, sino Él, quien vive en mí; y cuando haya recibido a Jesús dentro de mí, entonces te amaré y seré amado por Ti en la misma medida en que estoy unido a Él. Apresúrate, pues, a darme a tu divino Hijo, de manos de tu sacerdote, para que por medio de Jesús pueda unirme para siempre a ti, oh Dios Padre, en la unidad del Espíritu Santo. Amén.

Oración de Santo Tomás de Aquino

Dios todopoderoso y viviente, me acerco al sacramento de tu Hijo unigénito, nuestro Señor Jesucristo.

Vengo enfermo al médico de la vida, inmundo a la fuente de la misericordia, ciego a la luz del resplandor eterno, pobre y necesitado al Señor del cielo y de la tierra.

Por eso te pido, Señor generoso: con gracia, sana mi enfermedad, lávame, ilumina mi ceguera, enriquece mi pobreza y viste mi desnudez.

Que pueda recibir el Pan de ángeles, Rey de reyes y Señor de señores, con tanta reverencia y humildad, tanta contrición y devoción, tanta pureza y fe, y tanta resolución y determinación que puedan asegurar la salvación de mi alma. Concédeme que reciba no solo el signo visible del Cuerpo y la Sangre del Señor, sino también toda la realidad y el poder del sacramento.

Concédeme Dios muy bondadoso, que pueda recibir el Cuerpo de tu Hijo unigénito, nuestro Señor Jesucristo, que él recibió de la Virgen María, y pueda recibirlo de tal manera que llegue a ser parte amorosa de su Cuerpo Místico y contado entre sus miembros.

Oh Padre amado, concédeme tu Hijo amado.

Mientras estoy en esta peregrinación terrena, lo recibo bajo el velo de este sacramento; así que pueda llegar al fin a verlo cara a cara por toda la eternidad. Porque él vive y reina contigo por los siglos de los siglos. Amén.

Pídele a Jesús que entre en tu corazón

Ven, querido Jesús, ven y recíbeme; ven y toma posesión de mi alma y mi cuerpo ; de mi voluntad, memoria y entendimiento; de mis pensamientos, palabras y acciones; de cada mirada, paso, respiración y movimiento; en fin, de todo lo que soy y tengo. Ven y líbrame de todos mis enemigos espirituales. Ven, querido Jesús, y úneme estrictamente a ti. Te recibo ahora, mi querido Jesús, de la mejor manera que puedo en este mi pobre corazón: ¿me recibirás algún día en tu morada celestial?

Oración a tu ángel de la guarda antes de recibir la comunión

Oh mi buen ángel, es tu Señor, así como el mío, a quien voy a recibir; ayúdame a recibirlo dignamente.

Oración para rezar después e la misa

Aumenta tu amor a Dios con esta oración después de la comunión.

¡Oh Padre de misericordia y Dios de toda consolación, cómo nos has amado y cómo has dado a tu Hijo unigénito, una vez para nuestro rescate, y cada día para el alimento de nuestras almas! ¿Qué puedo yo, criatura miserable, devolverte por este amor infinito?

Dios mío, tal es tu bondad, te contentarás con lo poco que puedo darte, aunque ya sea tuyo; no pides nada más que mi corazón, y esto te lo ofrezco con mucho gusto.Oh, alégrate de aceptarlo y hazlo totalmente tuyo para siempre. Te ofrezco aquí todo mi ser, mi cuerpo con sus sentidos y mi alma con todas sus facultades; para que así como ahora los honras a ambos con tu presencia, sean ambos tu templo para siempre. Oh, santifica y consagra eternamente a ti mismo esta mansión, que has elegido este día para tu morada. Te doy mi memoria, para que sea recordada para siempre en ti; mi entendimiento, para que siempre sea iluminado y dirigido por tu verdad; y mi voluntad, para que sea siempre conforme a la tuya, y arda siempre con tu amor. Oh, tómame enteramente en tus manos, con todo lo que tengo y todo lo que soy; y que nada de ahora en adelante, ni en la vida ni en la muerte, me separe jamás de ti. Amén.

Oración después de la comunión cuando se siente deprimido

Te tengo aquí, te tengo en mi estrecho corazón, ¡oh Dios inmenso e ilimitado! Yo, pobre y débil, te poseo, Creador del cielo y de la tierra, y de todas las cosas visibles e invisibles ... Hazme fácil hablar contigo. En gozo, angustia o incertidumbre, mi primer pensamiento será consultarte.

Mi corazón, querido Señor, es frío y egoísta. También lo era el mundo cuando entraste en él. ¡Pero qué cambio hizo tu llegada! No de una vez, sino de manera constante, se produjo una maravillosa transformación. Le echas fuego, tu amor devorador por Dios y el hombre. Y la llama se extiende y se extiende, y todos los tuyos están llamados a alimentarla y extenderla. Pero para calentar otros corazones, el nuestro debe estar resplandeciente. ¡Calienta la mía, oh Señor, por el contacto con la tuya! (Madre María Loyola en su libro ¡Bienvenidos! Sagrada Comunión)

Oración para permanecer en el Corazón de Jesús después de la comunión.

Señor, hemos tenido la dicha de ser admitidos en el santuario de tu Divino Corazón; danos gracia para que permanezcamos en él para siempre; para que podamos obtener la felicidad que has preparado para tus elegidos. Oh Corazón de Jesús, no me iré hasta que me hayas bendecido. Amén .

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias