Los 7 dolores que padeció Santa Teresita del Niño Jesús

Los 7 dolores que padeció Santa Teresita del Niño Jesús

Hoy, 1 de Octubre, recordamos a Santa Teresita del Niño Jesús. 

Si tuviéramos que pensar una vida signada por la Cruz, definitivamente la de Santa Teresita del Niño Jesús, y sus padres Santos Celia y Luis Martin, aparecería en nuestra mente. 

“En las familias siempre, siempre hay cruz, siempre. Porque el amor de Dios, el Hijo de Dios, nos abrió también ese camino. Pero en las familias también después de la Cruz hay Resurrección” dijo una vez el Papa Francisco en el Encuentro Mundial de las Familias en el año 2015.

He aquí los 7 dolores que marcaron la vida de Santa Teresita del Niño Jesús:

1. Extrema exigencia

Los padres de Teresa, Celia y Luis Martín, fueron hijos de militares, por lo tanto su forma de crianza fue muy dura hacia sus hijos. En una carta escrita por Teresa, describió a su madre como “demasiado severa; era muy buena pero no sabía darme cariño, así que sufrí mucho”.

2. Rechazados para la vida religiosa

Los padres de Teresa tenían otros sueños para su vida cuando eran jóvenes. Celia estudió en el internado de las religiosas de la Adoración perpetua y Luis con los Hermanos de las Escuelas Cristianas (La Salle). 

Cuando Celia era adolescente pidió ser parte de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul y Luis del Monasterio del Gran San Bernardo. Sin embargo, ambos fueron rechazados. 

Luis se dedicó al oficio de relojería y Celia se convirtió en una famosa empresaria con el “punto de Alençon”, un famoso encaje de la época. Ambos se conocieron por casualidad, mientras caminaban por la calle. Al cabo de 3 meses de conocerse, decidieron casarse. 

3. La pérdida de los hijos

La pareja tuvo 9 hijos pero solo sobrevivieron 5. Entre las hijas que sobrevivieron se encuentran: Santa Teresita del Niño Jesús y Leonia.

4. El cáncer

A los 45 años de edad, Celia se enteró que padecía cáncer de mama. Vivió hasta su último día con mucha fe cristiana, falleció en el año 1877. 

Tras su muerte, Luis decidió irse a Lisieux, donde residía el hermano de Celia, y la tía Celina para que lo ayuden a criar a sus hijas. 

5. Holocausto para Dios

Lamentablemente, Luis fue perdiendo poco a poco la cordura y fue internado en la clínica del Buen Salvador en Caen. Tuvo la plena facultad de ofrecerse como víctima de holocausto a Dios. Partió a la Casa del Padre en julio de 1894.

6. Camino de soledad

La joven Teresita sufrió muchísimo la pérdida de su madre. Es por ello que eligió a su hermana Paulina como su segunda madre. Cuando Paulina ingresó al Carmelo, la pequeña Teresa se sintió devastada y entró en un período muy oscuro de su vida. 

El 13 de mayo de 1883, Teresita vio la imagen de la Virgen María y quedó curada para siempre. 

Más tarde llegaría la muerte de su querido padre, quien la llamaba cariñosamente "mi reinecita". 

7. Firmes ante las adversidades

"Tuve la dicha de pertenecer a unos padres incomparables, que nos rodearon de los mismos cuidados y cariños… Quería Jesús sin duda, en su amor, hacerme conocer a la madre incomparable que me había dado, y a la que su divina mano quería a toda prisa coronar en el cielo… Mis primeros recuerdos guardan la huella de las más tiernas sonrisas y caricias… Amaba yo mucho a papá y a mamá, y les demostraba de mil maneras mi ternura", Teresita escribió sobre sus padres en su libro “Historia de un Alma”.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias