El Papa Francisco en su viaje por Eslovaquia llama a la unión de las religiones en la contemplación y acción

El Papa Francisco en su viaje por Eslovaquia llama a la unión de las religiones en la contemplación y acción

El Papa comenzó su visita por el país de Europa del Este el domingo 12 de septiembre. 

Por:  Mel RB

El Papa Francisco ha iniciado su visita por Eslovaquia el fin de semana que ha pasado. Vea en esta nota el importante mensaje de unión y acción que ha dejado para las distintas instituciones religiosas. 

El primer encuentro tuvo lugar en la Nunciatura Apostólica en una reunión con el Consejo Ecuménico de las Iglesias. Allí el Pontífice llamó a no caer en la tentación de la esclavitud interior con las fuerzas gemelas de la contemplación y acción. 

“Es un signo de que la fe cristiana es —y quiere ser—semilla de unidad y levadura de fraternidad en este país”, comenzó el Papa haciendo referencia a la alegría por el encuentro. El Papa continuó haciendo referencia a los duros años bajo dominación soviética que vivió el país eslavo, “cuando la libertad religiosa fue sofocada o duramente reprimida”. Añadió, "ahora estáis compartiendo una experiencia similar de crecimiento en la que estáis llegando a descubrir lo hermoso, pero también lo difícil que es vivir vuestra fe en libertad".

El Sumo Pontífice hizo hincapié en no caer en una esclavitud peor: “una esclavitud interior”. El Papa citó un pasaje de la “"Leyenda del Gran Inquisidor" de Dostoievski en Los Hermanos Karamazov, en donde Jesús vuelve a la tierra. El Inquisidor acusa a Jesús de sobrevalorar la libertad humana, diciéndole que los humanos prefieren cambiar su libertad por "una esclavitud más cómoda".

“Que no nos pase esto; ayudémonos a no caer en la trampa de contentarnos con pan y poco más. Porque este riesgo sobreviene cuando la situación se normaliza, cuando nos estabilizamos y nos acostumbramos, aspirando a mantener una vida tranquila. La libertad del hermano y de la hermana es también nuestra libertad, porque nuestra libertad no es plena sin él y sin ella."

El Papa sugirió dos cosas para ayudar a renovar la libertad y la fe de los cristianos eslovacos: la contemplación y la acción. La contemplación, dijo, es un "rasgo distintivo de los pueblos eslavos", que puede ayudarles a redescubrir la "belleza del culto a Dios" y a superar un enfoque estrecho en la "eficiencia organizativa".

Por otro lado, la acción contempla a la acción y lleva a las personas ha unirse en las causas más justas. "Compartir las obras de caridad puede abrir horizontes más amplios y ayudarnos a avanzar más en la superación de prejuicios e incomprensiones".

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias