Día Mundial de la Sonrisa: ¿Quiénes fueron los santos con más humor?

Día Mundial de la Sonrisa: ¿Quiénes fueron los santos con más humor?

Hoy, 1 de Octubre, celebramos el día Mundial de la Sonrisa. 

Hoy es el Día Mundial de la Sonrisa. Y aunque a muchas personas les resulte fácil poder regalar una sonrisa, a muchas personas les cuesta. 

Si perteneces a este último grupo, aquí te dejamos, a modo de inspiración, 5 santos que son recordados por su gran sentido del humor.

1. San Juan Pablo II

El Sumo Pontífice estableció una nueva forma de cómo los Papas podían acercarse al mundo. Increíblemente, el Papa Juan Pablo II consiguió eso y más. Hasta el día de hoy es recordado en el mundo por su humildad y su gran sentido del humor. 

2. San Juan Bosco

Según cuentan muchas historias, San Juan Bosco fue una persona llena de alegría y carisma. El santo italiano solía decir que la "alegría, el estudio y la piedad" eran “el mejor programa para hacerte feliz y que más beneficiarán tu alma”. 

3. San Felipe Neri

Actualmente, conocemos a San Felipe Neri como el patrón de los educadores y humoristas. Incluso cuando era joven era conocido como "Felipín el bueno". 

Dedicó su vida a ser catequista y estar en contacto con los más jóvenes para enseñar la Palabra de Dios. El 25 de mayo de 1595, su médico le dijo: "Padre, jamás lo había encontrado tan alegre", y el sacerdote de 80 años respondió: "Me alegré cuando me dijeron: vayamos a la casa del Señor". Ese día falleció. 

4. San Alberto Hurtado

San Alberto Hurtado fue el primer santo chileno, quien nació en 1901. Fue sacerdote en la Compañía de Jesús y se caracterizó por su gran sentido del humor y carisma. 

Fundó el Hogar de Cristo uno de sus mayores legados para dar comida, techo y abrigo a los más pobres. Su obra se multiplicó en la Acción Católica, en la Acción Sindical de Chile y en la Revista Mensaje. 

Su frase más característica fue "Contento, Señor contento". 

5. San Félix

Félix tuvo fama de ser feliz y carismático desde muy joven. El significado de su nombre es: “aquel que se considera feliz o afortunado”. 

Se destacó por su bondad a los más jóvenes y siempre respondía a aquel que lo insultaba con un “voy a pedir a Dios que te haga un santo”.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias