¿Conoces estos 7 datos curiosos sobre la Epifanía y los Reyes Magos?

¿Conoces estos 7 datos curiosos sobre la Epifanía y los Reyes Magos?

Descubre los datos más curiosos sobre la Epifanía y los famosos Reyes Magos.  

Los Reyes Magos son personajes muy conocidos del relato del Nacimiento de Jesús. ¿Sabías quiénes eran y por qué se conoce a dicho momento como Epifanía? ¡Te lo respondemos todo en este artículo!

“Al entrar en la casa, encontraron al niño con María, su madre, y postrándose, le rindieron homenaje. Luego, abriendo sus cofres, le ofrecieron dones, oro, incienso y mirra”, dice San Mateo (2,1-18) en relación al momento donde los Reyes Magos conocen al Niño Jesús. 

Aquí te contamos los 7 datos que quizás no conocías sobre la Epifanía y los Reyes Magos:

1. La Iglesia celebra tres Epifanías

La llegada de los Reyes Magos es conocida como Epifanía, ya que es el momento de manifestación de Dios ante el mundo. 

No obstante, la Iglesia celebra como Epifanías tres manifestaciones de la vida de Jesús: la Epifanía ante los magos de oriente (manifestación a los paganos), Epifanía del Bautismo del Señor (manifestación a los judíos) y la Epifanía de las bodas de Caná (manifestación a sus discípulos).

2. Es la segunda fiesta más antigua

La Fiesta de la Epifanía es probablemente de las más antiguas, después de la celebración de la Santa Pascua. 

Se dice que en un principio los cristianos conmemoraban las tres epifanías en una misma fecha. En algunas iglesias orientales incluso le dieron a esta fiesta un carácter celebrativo del nacimiento de Cristo, pero este sentido se fue aminorando cuando se insertó la festividad romana de la Navidad por el siglo cuarto.

3. Un santo definió la fecha

San Eusebio de Cesarea y San Jerónimo en el siglo cuarto, al igual que San Epifanio en el siglo sexto dicen que los reyes arribaron a ver al Niño antes que Jesús cumpliese los dos años.

Sin embargo, San Agustín (siglos cuarto y quinto) en sus sermones de la Epifanía afirmó que llegaron el día 13 después del nacimiento del Señor. Es decir, el 6 de enero del calendario actual.

4. Reyes por tradición

La tradición les llamó “reyes” a los magos en referencia al Salmo 72 (10 -11) que dice: “Los reyes de occidente y de las islas le pagarán tributo. Los reyes de Arabia y de Etiopía le ofrecerán regalos. Ante él se postrarán todos los reyes y le servirán todas las naciones”. 

Por otro lado, Mateo explica que unos hombres de "oriente" llegaron para conocer al Mesías, y los magos eran conocidos como doctores por los orientales. 

5. Pudieron ser más de tres

En su libro Jesús de Nazaret, el Papa Benedicto explica lo siguiente:

“Sabemos por (los historiadores romanos) Tácito y Suetonio que la especulación abundaba en el momento en que el gobernante del mundo emergería de Judá, una expectativa que [el historiador judío] Flavio Josefo aplicó a [el emperador romano] Vespasiano, por lo que encontró su camino hacia el favor de este último (cf. De Bello Judaico iii, 399-408)”.

6. El origen de sus nombres, fisonomías y regalos

En un manuscrito de París a fines del siglo siete se los nombra como Bitisarea, Melchor y Gataspa, pero en el siglo nueve se empezó a propagar que eran Gaspar, Melchor y Baltazar.

Melchor es graficado generalmente como un anciano blanco con barba en representación de la zona Europea y ofrece al Niño el oro por la realeza de Cristo. Gaspar representa a la zona asiática y porta el incienso por la divinidad de Jesús. Mientras que Baltazar es negro por los provenientes de África y regala al Salvador la mirra, sustancia que se utilizaba para embalsamar cadáveres y símbolo de la humanidad del Señor.

7. La estrella habría sido una conjunción de planetas

Mucho se ha dicho sobre la estrella de Belén que vieron los Reyes Magos, sin embargo, hoy muchos científicos concuerdan que pudo haber sido la conjunción de los planetas Saturno y Júpiter en la constelación de Piscis.

En este sentido, los Reyes Magos posiblemente deciden viajar en busca del Mesías porque, en la antigua astrología, Júpiter era considerado como la estrella del Príncipe del mundo; la constelación de Piscis, como el signo del final de los tiempos; y el planeta Saturno en Oriente, como la estrella de Palestina.

En suma, se presume que los “sabios de Oriente” entendieron que el Señor del final de los tiempos se aparecería ese año en Palestina.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias