Conoce la historia de Santa Francisca Javier Cabrini, patrona de los inmigrantes

Conoce la historia de Santa Francisca Javier Cabrini, patrona de los inmigrantes

Hoy, 13 de noviembre, se celebra la fiesta de Santa Francisca Javier Cabrini, considerada la patrona de los inmigrantes. 

Hoy, 13 de noviembre, recordamos a Santa Francisca Javier Cabrini, patrona de los inmigrantes. Conoce su historia en este artículo. 

“La madre Cabrini es una mujer muy inteligente y de gran virtud… es una santa”, dijo el Papa León XIII. El Papa León conoció a Francisca, quien nació en Italia pero emigró a los Estados Unidos, y que dedicó su vida al Señor y a ayudar a quienes emigraban al país americano. La Madre Cabrini fue la primera ciudadana estadounidense en ser canonizada. 

Como ya lo mencionamos, Francisca nació en Sant'Angelo Lodigiano, Lombardía, Italia, el 15 de julio de 1850, dentro de una familia acomodada. Francisca desde muy pequeña tenía curiosidad por aquellas personas que viajaban y contaban sus experiencias en otros países. Sus padres, sin embargo, tenían planes muy distintos para ella: la enviaron a estudiar con las religiosas de Arluno para que fuera maestra.

Al morir sus padres, Francisca intentó entrar a dos congregaciones pero en ambas fue rechazada. En el medio de este momento triste de su vida, un amigo obispo y sacerdote le ofreció que fuese parte del orfanato “Casa de la Providencia”. Con un grupo de hermanas, fundaron las Hermanas Misioneras del Sagrado Corazón. 

Tras unos vaivenes en su vida, el destino quiso que Francisca viajara a Nueva York con sus hermanas religiosas para realizar una misión en 1889. Allí, la Madre Cabrini vio la realidad de miles de migrantes que vivían en condiciones muy precarias. 

Poco a poco, y venciendo muchas adversidades, la Congregación de la Madre Cabrini fue creciendo y creciendo en Estados Unidos. Enfrentaron barreras culturas, falta de fe de muchos migrantes, pero nada iba a parar la misión de las hermanas. 

"Aménse unas a otras. Sacrifíquense constantemente y de buen grado por sus hermanas. Sean bondadosas; no sean duras ni bruscas, no abriguen resentimientos; sean mansas y pacíficas”.

La misión de Francisca llegó a lugares como Nicaragua, Argentina, Costa Rica, Panamá, Chile, Brasil, Francia e Inglaterra. El 22 de diciembre de 1917, a los 68 años de edad, la Madre partió al Reino de los Cielos, víctima de la malaria que atestó en Chicago. 

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias