Católicos y políticos muestran su solidaridad y repudio el ataque a la Iglesia Vida Nueva

Católicos y políticos muestran su solidaridad y repudio el ataque a la Iglesia Vida Nueva

El Obispado de Santander ha expresado su “más absoluto rechazo y condena ante tales actos que de ninguna manera pueden tener cabida en un creyente en Jesucristo”. PP, PSOE y Vox también condenan los hechos tras contactar con ellos la Alianza Evangélica Española.

Por:  Johana R.

La Iglesia Vida Nueva en Santander ha recibido numerosas muestras de solidaridad y apoyo tras el acto vandálico ocurrido el pasado 25 de diciembre, día en el que el pastor de la iglesia Julio García Celorio denunció haber encontrado mensajes de odio y bolsas con ratas muertas en la fachada de su lugar de culto.

El Obispado de Santander ha sido contundente en mostrar su repulsa ante un acto que incluía expresiones insultantes hacia los evangélicos. A través de un comunicado titulado como “Nota de apoyo al Consejo Evangélico de Cantabria”, el Monseñor Manuel Sánchez Monge ha expresado “su más absoluto rechazo y condena ante tales actos que de ninguna manera pueden tener cabida en un creyente en Jesucristo”.

Los mensajes de odio encontrados en la sede de una comunidad hermana suponen un herida abierta para el conjunto de la Iglesia, queremos expresar todo nuestro apoyo a cada uno de los miembros de Nueva Vida y a su pastor y presidente del Consejo Evangélico de Cantabria, D. Julio García Celorio, deseando que este tiempo de Navidad nos remita a la esencia del Evangelio”, finaliza el comunicado que se puede encontrar en la página web de la Diócesis de Santander.

Joaquín Gómez, presidente del Parlamento de Cantabria, recibido al pastor Julio García Celorio.

En el transcurso del encuentro, el presidente del Parlamento dio “una muestra inequívoca de estar en contra de actos como el que hemos vivido, denominándolo un posible delito de odio”, ha confirmado el pastor Julio García a Protestante Digital.

Se espera asimismo que la Fiscalía reciba en los primeros días de enero al pastor de la iglesia Vida Nueva para tratar el asunto.

La Alianza Evangélica Española emitió un comunicado condenando el acto y solicitando una reacción inmediata y clara desde la esfera gubernamental y política. También se puso en contacto con los diversos partidos políticos manifestándoles su preocupación ante lo sucedido.

Respondiendo a este llamado de la AEE, se ha expresado de forma contundente la portavoz del Partido Popular en el Congreso, Cuca Gamarra: “Quiero expresar mi más enérgica condena por el ataque de unos desalmados contra un templo de la Iglesia Evangélica. Estos actos no tienen cabida en nuestra sociedad. Toda mi solidaridad con esta comunidad religiosa en plenas fiestas navideñas. La convivencia, la tolerancia y el respeto a la pluralidad son valores comunes que debemos compartir y donde encontrarnos. Toda exclusión, debilita. Toda agresión representa una amenaza directa para nuestros valores democráticos”, ha comunicado Gamarra en un mensaje como postura de su partido a la Alianza Evangélica Española.

El Grupo Federal de Cristianos Socialistas respondido también con un comunicado oficial, señalando que “unos intolerantes e ignorantes demostraron su cortedad de miras dejando en la puerta su infamia en forma de bolsas con ratas y carteles ofensivos a la libertad religiosa y de conciencia y aunque pueda pensarse que es cosa de unos pocos indocumentados, lo cierto es que no es más que la punta de iceberg contra el que nos dirigimos inexorablemente al hundimiento como sociedad, si alguien no lo remedia. El surgimiento de movimientos que tienden a los extremos está dominando el relato en nuestro país. Hay que cambiar la dirección, como comunidad fracasamos cada vez que un grupo de cabezas huecas sale a la palestra”.

Rocío Monasterio, diputada de Vox en el Congreso, tras ser informada de los hechos, ha compartido la noticia de Protestante Digital en Twitter agregando la siguiente declaración: “La libertad religiosa en España está amenazada. Estas son las consecuencias del silencio de muchos ante los ataques a derechos fundamentales por parte de los totalitarios”. Y Ana Cuartero, portavoz de Vox en la Comunidad de Madrid, también ha expresado su repulsa: “Los ataques a la fe, las ofensas constantes a las diferentes confesiones no son libertad, son totalitarismo. Todo mi apoyo a las Comunidades Evangélicas en España. Unidos en la defensa de la libertad religiosa”.

Fuente: Protestante Digital.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias