¿Todo bajo control? Consejos para no colapsar la mente por el estrés

¿Todo bajo control? Consejos para no colapsar la mente por el estrés

No siempre el ser humano tiene todo bajo control, por eso toma nota de los consejos propicios para no colapsar en medio de la crisis por estrés.

El estrés es parte del día a día, algunos lo experimentan desde casa, en la calle, oficina, la universidad, haciendo una actividad determinada o en cualquier lugar del universo, es inevitable que en cierto momento podamos atravesar ese episodio en la vida.

Lo importante de todo, es no perder el control durante el proceso, ya que dicha consecuencia se refleja al tomar malas decisiones, reaccionar de manera violenta, dejar escapar detalles alrededor, alterar el organismo, entre otros hechos nada favorables.

Foto: Pixabay

Por consiguiente, toma nota de los consejos vitales para no colapsar la mente por el estrés y proceder en función de lograr los mejores resultados posibles. ¡Lleva el control!

Consejos para no colapsar la mente por el estrés

Existen situaciones en que no sabemos qué hacer, llegando al punto de quedar en blanco y colapsar la mente sin respuesta alguna ante determinada situación, despertando la desesperación, angustia y temores que le añaden un ladrillo más al muro del problema. Toma en cuenta los consejos necesarios para prevenir llegar hasta el límite.

1. A palabras eléctricas, oídos deconectados

La murmuración, el chisme, los rumores...de cualquier manera, estos desencadenan mayor angustia, no aportan en función de calmar la mente y detener el estrés. Al contrario, solo alimentan el desequilibrio emocional, los nervios y la ansiedad.

Es importante evitar palabras tóxicas, dañinas o negativas que en vez de sumar, resten en armonía y tranquilidad personal, pues no todo lo que se dice es verdad y en ocasiones, se magnifíca el problema.

2. Recurre a lo que te llena de paz

Existe variedad de opciones en las que el ser humano puede calmar el pensamiento y llenarse de paz. Una buena lectura, escuchar música, pintar, dibujar, salir a caminar, trotar, cantar y hasta cocinar, pueden ser excelentes opciones para hacer un stop y liberar la tensión.

Recurre a aquello que te gusta y llena de tranquilidad, colma el pensamiento de positivismo para que la pista mental no colapse de ideas negativas. ¡Jamás des espacio para que entre lo que pueda perjudicar tu proceder!

3.- Buscar el orden

La aplicación de herramientas para organizarse, ayuda a resolver la situación ordenadamente sin permitir que escapen detalles logrando de esta manera identificar el problema.

En ocasiones, no está a simple vista la solución y tomando nota, priorizando entre lo urgente y aquello que puede hacerse después, suma en alcance de ver el panorama mucho más claro. El desorden es amigo del estrés, no le abras la puerta ni un poquito.

4.- Tecnología en stop

La costumbre de escuchar el sonido del celular, dedicarle la mayor parte del tiempo a ver el televisor, recibir todo lo que ocurre en el universo desencadenan multitud de emociones. Dedícale una hora o más a tu cuerpo, mantén el pensamiento en descanso y que las neuronas logren recibir el refrigerio que merecen.

Estudios han determinado, que el denominado "tecnoestrés" produce miedo y ansiedad. Apagar la tecnología de vez en cuando, es una tarea que ayuda a la salud mental.

5. No suponer, ¡activar la comunicación!

Los malos entendidos son parte de la ausencia comunicacional. Si el objetivo es solucionar con terceros, debes dejar a un lado la respuesta de "yo imaginé", porque es incierta, carece de argumentos. El hecho de establecer una buena comunicación, aclara las dudas ante el problema, limpia el horizonte y aporta a la solución más idónea.

Cuando se procede a conversar con la persona correcta, soltar la carga, abrir el corazón es de sabiduría para elegir la mejor opción. Entre más cabezas piensen mejor, o como dice en Proverbios 24:6 "...en la multitud de consejeros está la victoria..."

6. Tómate un descanso

El trabajo cumple un horario en conjunto con el itinerario en casa, lo que cubre gran parte del tiempo. Dedícale un día o ciertas horas a tu cuerpo. Dormir o solo descansar, es algo que físicamente es importante.

No todo puede ser ocupación, ya que el organismo tarde o temprano demandará por presión, agotamiento y resistencia para culminar pendientes. ("Todo tiene su tiempo". Eclesiastés capítulo 3).

Recomendamos leer: Esposa de Ricardo Montaner confesó que perdonarse y perdonar cambió su vida

7. Abarcarlo todo puede ser peligroso, ¡delega!

Repartir las responsabilidades, delegar funciones es ideal para no acumular miles de cosas al mismo tiempo. Eres solo una persona, no puedes multiplicarte en diez ni exigirte más de lo necesario. Que varios realicen algunas tareas, permitirá que el plan resulte más rápido y menos estresante.

La oportunidad de que el entorno pueda conocer el manejo de actividades que solo tu realizas, abre la ventaja de unas vacaciones más visibles y exitosas. Eso también es parte de un buen liderazgo, confianza en el equipo, todos podemos lograrlo y sin dudas, es un punto a favor de la salud.

2 Timoteo 1:7 "Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio".

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias