¿Te cuesta estudiar? Estos versículos sobre la sabiduría te ayudarán

¿Te cuesta estudiar? Estos versículos sobre la sabiduría te ayudarán

Durante un examen, exposición, defensa o interrogatorio, hay momentos en que podemos estar bloqueados o los nervios borran nuestra mente. Conoce varios versículos que hablan de la sabiduría, el conocimiento total y motivando a la confianza en nosotros mismos en base a lo que Dios dice.

En la universidad, cursos, talleres, exámenes, defensa entre otros escenarios, debemos manejar el conocimiento preciso para aprobar demostrando amplio dominio sobre el tema, alcanzando una excelente calificación al final.

Sin embargo, hay momentos en que nos puede costar estudiar, ya sea que estemos preocupados, los nervios, bloqueo mental que no logramos retener información y mucho menos interpretarla.

De manera clara, Dios nos invita a declarar la mente de Cristo y ¿qué es la mente de Cristo? es tener la firme convicción de que contamos con la sabiduría de lo alto más la dependencia del maestro por excelencia para vencer. Quiere decir, que podremos superar la prueba declarando con nuestra boca que tenemos la mente de Cristo, una mente llena de paz y entendimiento con un "Sí puedo" contundente.

Estos versículos confirman que estamos más que capacitados para estudiar, aprender y defendernos en cualquier debate, pues Dios te capacita para la comprensión de las cosas, procedimiento que debes confesar antes de iniciar cualquier preparación evaluativa.

Santiago 1

La sabiduría que viene de Dios

2 Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas,

3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.

4 Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.

5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

6 Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra.

7 No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.

8 El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.

9 El hermano que es de humilde condición, gloríese en su exaltación;

10 pero el que es rico, en su humillación; porque él pasará como la flor de la hierba.

11 Porque cuando sale el sol con calor abrasador, la hierba se seca, su flor se cae, y perece su hermosa apariencia; así también se marchitará el rico en todas sus empresas.

Proverbios 2

Excelencias de la sabiduría

2 Hijo mío, si recibieres mis palabras,
Y mis mandamientos guardares dentro de ti,

2 Haciendo estar atento tu oído a la sabiduría;
Si inclinares tu corazón a la prudencia,

3 Si clamares a la inteligencia,
Y a la prudencia dieres tu voz;

4 Si como a la plata la buscares,
Y la escudriñares como a tesoros,

5 Entonces entenderás el temor de Jehová,
Y hallarás el conocimiento de Dios.

6 Porque Jehová da la sabiduría,
Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia.

7 El provee de sana sabiduría a los rectos;
Es escudo a los que caminan rectamente.

8 Es el que guarda las veredas del juicio,
Y preserva el camino de sus santos.

9 Entonces entenderás justicia, juicio
Y equidad, y todo buen camino.

10 Cuando la sabiduría entrare en tu corazón,
Y la ciencia fuere grata a tu alma,

11 La discreción te guardará;
Te preservará la inteligencia,

12 Para librarte del mal camino,
De los hombres que hablan perversidades,

13 Que dejan los caminos derechos,
Para andar por sendas tenebrosas;

14 Que se alegran haciendo el mal,
Que se huelgan en las perversidades del vicio;

15 Cuyas veredas son torcidas,
Y torcidos sus caminos.

Santiago 3:13

La sabiduría de lo alto

13 ¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre.

14 Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad;

15 porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica.

16 Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa.

17 Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía.

18 Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.

1 Corintios 2:6

La revelación por el Espíritu de Dios

6 Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que perecen.

7 Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria,

8 la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria.

9 Antes bien, como está escrito:
    Cosas que ojo no vio, ni oído oyó,
    Ni han subido en corazón de hombre,
    Son las que Dios ha preparado para los que le aman. m

10 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.

11 Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.

12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido,

13 lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.

14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.

15 En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie.

16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.

Aspectos claves

Dios nos dice en su palabra que podemos pedir por inteligencia, sabiduría, sin reproche y abundantemente pero hay una condición ¡debes tener fe!  sin dudar, ya que a las personas que lo hacen de esa manera, no creyendo en lo que Dios promete ¿cómo puede hacerse realidad?

Por otra parte, describe la sabiduría como pacífica. Es decir, para lograr aprender necesitas estar tranquilo, sereno y dispuesto a recibir el aprendizaje. De lo contrario, será difícil que en medio del enojo, la desesperanza o incredulidad llegues a aclarar la mente cuando anticipadamente te das por vencido.

"Cuando la ciencia fuere grata a tu alma", reitera que debe existir disposición. Decir "No puedo", "Odio la materia", "No quiero", "No lo lograré", "Es difícil" solo empeora las cosas. Los "No" en este sentido te cierran más. Puedes hacer una pausa durante el estudio, tratar de calmar tus pensamientos y convencerte de que lograrás la meta con la mayor disposición a recibir de esa sabiduría. De esta manera, el éxito durante la prueba será una realidad.

Por último y el más importante, "Mente de Cristo", declararlo con tu boca despejará la incertidumbre, llenará de paz la mente y permitirá que las informaciones puedan lograr permanecer y ser comprendidas. Recuerda que solo con fe y declarando afirmativamente a tu favor puedes alcanzar más de lo que esperas.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias