Razones bíblicas de inspiración para ir al trabajo

Razones bíblicas de inspiración para ir al trabajo

Recuerda que trabajar es una bendición y que también Dios se manifiesta en el ambiente laboral de nuestras vidas.

Un cristiano que trabaja es un reflejo de un Dios activo que creó el universo y que hasta el sol de hoy está moldeando en nuestras vidas. Los creyentes no pueden ser perezosos. Debemos hacer una labor honesta en todo lo que hacemos.

Poner manos a la obra con excelencia y rectitud porque somos una representación de Dios. Cuando esté en su ambiente laboral, recuerde siempre que lo está haciendo para el Señor y no para el hombre tomando en cuenta los siguientes versículos:

1. Usar su tiempo sabiamente.

Efesios 5: 15-17 Ten mucho cuidado, pues, de cómo vives, no como insensatos sino como sabios, aprovechando cada oportunidad, porque los días son malos. Por tanto, no seas necio, sino que comprendas cuál es la voluntad del Señor.

Juan 17: 4 Yo te glorifiqué en la tierra, habiendo cumplido la obra que me encomendaste.

2. Mantener a su familia.

1 Timoteo 5: 8 Cualquiera que no mantenga a sus parientes, y especialmente a su propia casa, ha negado la fe y es peor que un incrédulo.

3. El trabajo es ordenado por Dios.

Génesis 1: 27-28 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Dios los bendijo y les dijo: “Sean fructíferos y multiplíquense en número; llena la tierra y sométela. Gobierna sobre los peces en el mar y las aves en el cielo y sobre toda criatura viviente que se mueva por el suelo ".

Deuteronomio 5:13 Seis días trabajarás y harás todo tu trabajo.

Génesis 2:15 El Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el huerto de Edén para que lo labrara y lo cuidara.

4. Para que no se vuelva perezoso

Proverbios 21:25 El deseo del perezoso lo mata, porque sus manos se niegan a trabajar.

Proverbios 13: 4 El alma del perezoso anhela y no obtiene nada, mientras que el alma del diligente está en abundancia.

2 Tesalonicenses 3:11 Porque oímos que algunos de vosotros andan ociosos, no ocupados en el trabajo, sino entrometidos.

1 Tesalonicenses 4:11 y para que tu ambición sea llevar una vida tranquila: Debes preocuparte de tus propios asuntos y trabajar con tus manos, tal como te dijimos.

Proverbios 20:13 No ames el sueño o te empobrecerás; mantente despierto y tendrás comida de sobra.

5. Para satisfacer las necesidades.

2 Tesalonicenses 3:10 Incluso mientras estábamos con ustedes, les dimos este mandamiento: "Los que no estén dispuestos a trabajar no podrán comer".

Proverbios 12:14 Del fruto de sus labios la gente se llena de bienes, y la obra de sus manos les da recompensa.

Proverbios 28:19 Un trabajador tiene mucha comida, pero una persona que persigue fantasías termina en la pobreza.

6. Poder dar a los demás.

Efesios 4:28 Cualquiera que haya estado robando no debe seguir robando, sino que debe trabajar, haciendo algo útil con sus propias manos, para que tenga algo que compartir con los necesitados.

Hebreos 13:16 Y no se olviden de hacer el bien y de compartir con los demás, porque Dios se agrada de tales sacrificios.

Proverbios 19:17 El que es generoso con los pobres presta al Señor, y él le pagará sus obras.

7. Imitar a nuestro Señor

Juan 4:34 Jesús les dijo: “Mi comida es hacer la voluntad del que me envió y cumplir su obra”.

Marcos 6: 3 ¿No es este el carpintero? ¿No es este el hijo de María y el hermano de Santiago, José, Judas y Simón? ¿No están sus hermanas aquí con nosotros? Y se sintieron ofendidos por él.

Juan 5:17 Pero Jesús les respondió: "Mi Padre hasta ahora está trabajando, y yo estoy trabajando".

8. El trabajo nos desarrolla y ayuda a madurar.

Romanos 8: 28-29 Y sabemos que en todas las cosas Dios obra para el bien de los que le aman, los que conforme a su propósito han sido llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos y hermanas.

Santiago 1: 2-4 Hermanos míos, considérelo puro gozo cuando se enfrenten a pruebas de todo tipo, porque saben que la prueba de su fe produce perseverancia. Deja que la perseverancia termine su trabajo para que seas maduro y completo, que no te falte de nada.

Santiago 1:12 Bienaventurado el que persevera bajo la prueba porque, habiendo resistido la prueba, esa persona recibirá la corona de la vida que el Señor ha prometido a los que lo aman.

Colosenses 1:10 para que vivas una vida digna del Señor y lo agrades en todo: dando fruto en toda buena obra, creciendo en el conocimiento de Dios.

9. Para glorificar a Dios.

Colosenses 3: 23-24 Hagas lo que hagas, hazlo con todo tu corazón, como trabajando para el Señor, no para amos humanos, porque sabes que recibirás una herencia del Señor como recompensa. Es el Señor Cristo a quien estás sirviendo.

Eclesiastés 9:10 Todo lo que tu mano encuentre para hacer, hazlo con tus fuerzas, porque no hay obra ni pensamiento ni conocimiento ni sabiduría en el Seol, adonde vas.

1 Corintios 10:31 Así que, ya sea que coman o beban o hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios.

Recordatorio

Mateo 5: 13-14 “Vosotros sois la sal de la tierra, pero si la sal pierde su sabor, ¿cómo se recuperará su sabor? Ya no sirve para nada excepto para ser arrojado y pisoteado bajo los pies de la gente. "Eres la luz del mundo. Una ciudad asentada sobre una colina no se puede esconder ".

Mateo 5:16 De la misma manera, deja que tu luz brille ante los demás, para que vean tus buenas obras y den gloria a tu Padre que está en los cielos.

2 Timoteo 2:15 Haz todo lo posible por presentarte a Dios como alguien aprobado, un obrero que no tiene de qué avergonzarse, que maneja correctamente la palabra de verdad.

Romanos 1:16 Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree, al judío primeramente y también al griego.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias