¿Por qué la falta de convicción no te deja avanzar?

¿Por qué la falta de convicción no te deja avanzar?

Ser líder es soportar la carga de dolor por las decisiones a tomar por la convicción en el corazón.

Por:  Dr. Alejandro Espinoza

“Puedes aceptar el fracaso, todos fracasan en algo. Pero no puedo aceptar no intentarlo”

Michael Jordan.

Vivimos en una sociedad donde la crisis de liderazgo y falta de valores esta en todos los niveles; ha producido una deficiencia de convicciones, la cual afecta todo el planeta y todos los continentes.

Todos los problemas que hoy enfrentamos es el resultado de que Adán quebrantó en su tarea de liderar, al negociar los principios establecidos y faltó a su responsabilidad al no impedir que Eva también lo hiciera; vivimos en una generación posmoderna, utilitarista y pragmática que no existe el aprecio por las convicciones; al contrario se dice que son anticuadas y fuera de contexto, es allí donde prevalecen las opiniones. 

El carácter, genera la credibilidad y esta nos da seguridad para que otros depositen su confianza; hay una realidad antes de creer que Dios salva es estar convencido que Dios existe; es la convicción lo que da valor a la vida

“ Pueden matarnos pero nunca hacernos daño” Justino.

La convicción es la seguridad que tiene una persona de la verdad o certeza de lo que piensa o siente; cuando se tiene la convicción pues todo resulta más fácil ya que el complemento es la motivación pero debemos agregar lo que es Capacitación el conocer es tener una idea propia que se lleva a la acción y por ello debemos capacitarnos, estudiar, ampliar el horizonte profesional, conocer el mercado conocer los productos tanto en los pro y contra; de igual forma la preparación, ya que en la vida no todo funciona automáticamente; mientras más aplicación práctica mayor será la rapidez en entrar en función de nuestras convicciones.

Lo cierto es que las convicciones son un lujo para aquellos que se mantienen al margen; las convicciones no son solo creencias que sostenemos, son las creencias las que nos sostienen; no creemos en las creencias así como no tenemos fe en la fe.

Creemos en el mensaje y tenemos la fe en Jesus, es así que nuestras creencias tienen sustancias y la fe tiene un objeto. Las creencias que anclan nuestra fe son las que nos comprometemos y nos sentimos más apasionados y en forma personal.

No estamos persuadidos de algo que es verdad, sino que más bien estamos convencidos de que esta verdad es esencial y transforma la vida. Vivimos según está verdad y estamos dispuestos a morir por ella. No estamos hablando de un estado perfecto; pero si de un deseo profundo de ser y hacer la diferencia; ser líder es soportar la carga de dolor por las decisiones a tomar por la convicción en el corazón.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias