El éxito de un proyecto de vida inicia en una reunión

El éxito de un proyecto de vida inicia en una reunión

Tener reuniones productivas es asunto de preparación y planificación. Lo que empieza bien termina bien; lo cierto es que el liderazgo tiene que ver con relaciones y no posiciones.

Por:  Dr. Alejandro Espinoza

Todos en la vida hemos sido parte de reuniones de tipo familiar, laboral, personal y cuando existe un conflicto ya no tienes la misma motivación o pasión para desarrollar una reunión. Muchas reuniones que se organizan se pueden tener en minutos, pero otras desperdician horas sin obtener resultado alguno.

La inteligencia no sustituye la información, el entusiasmo no sustituye la capacidad y la disposición no sustituye la experiencia. Es importante hacer una reunión previa antes de una reunión formal porque las personas tienden a rechazar a los que no conocen.

Antes de una reunión es preferible no dar información que pueda sorprender sobre todo a los líderes más influyentes porque ellos pueden reaccionar de manera negativa. Es necesario lograr influenciar a los participantes para ganar la interacción y desarrollar la confianza. El Señor Jesús nos dio una cátedra de tener reuniones efectivas y procesos integrales.

 

Después subió al monte, y llamó a sí a los que él quiso; y vinieron a él. Y estableció a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar, y que tuviesen autoridad para sanar enfermedades y para echar fuera demonios”. Marcos 3:13-15.

Lo cierto es que nuestro nivel de liderazgo siempre nos llevará a demandas en nuestro diario vivir; salir de nuestra zona de comodidad y aprender a vivir muriendo a nuestro ego, deseo y propia voluntad para dejar que Dios pueda marcar la diferencia.

Esto demanda un nuevo nivel de cambio, si servimos a Dios es porque caminamos con Dios, en toda reunión es fundamental establecer puntos informativos, puntos de estudio y puntos de acción.

Wayne Schmidt

"Planificar bien siempre cuesta menos que reaccionar bien.” Wayne Schmidt.

Tener reuniones productivas es asunto de preparación y planificación. Lo que empieza bien termina bien; lo cierto es que el liderazgo tiene que ver con relaciones y no posiciones.

Cada día debemos pedir a Dios esta breve oración:

Señor que podamos ser mejores oyentes más que un gran comunicador, estar disponible en lugar de decir estoy dedicado, contento más que enfocado, generoso en lugar de rico, compasivo en lugar de competente, gentil en lugar de poderoso, atento en lugar de dotado, lleno de templanza en lugar de emocionante, confiable y no famoso.

Cada uno de nosotros debemos poner en nuestras reuniones a Dios antes que cualquier cosa. La seguridad por la trascendencia, las ganancias financieras por el potencial futuro, el placer inmediato por el crecimiento personal, la exploración por un enfoque, la cantidad de vida por la calidad de vida, la adición por multiplicación. 

Siempre en una reunión existen dos tipos de personas: lo que dan alegría dondequiera que van, y los que se alegran cuando se van.

 

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias