¿Viviendo en calma o tormenta?

¿Viviendo en calma o tormenta?

El desierto o el oasis nos enseñan que la vida es toda una oportunidad de aprendizaje diario.

Una persona comenzó a hablar de la tristeza y la angustia que llevamos, del peso que tenemos en el corazón, pidiéndonos y animándonos a entregar todas estas situaciones y dificultades en la mano del Padre.

¿La vida es perfecta? Lejos de ahi. Entonces, lo que quiero decirte es que la vida se compone de fases. No se sabe cuánto durará la pausa por coronavirus, pero cuando todo esté bien,  cuando encuentre un poco de paz en medio del desierto, agradezca a Dios.

Durante la fase tranquila es fácil olvidarse de las rutinas de la fe. Es fácil olvidarse de leer la Biblia, orar, hablar con Dios, pasar tiempo con Él. Cuando la desesperación desaparece, también desaparece la necesidad de pedir ayuda, y todo está bien puede engañarnos con un sentimiento de peligro: el de la autosuficiencia.

El desierto o el oasis nos enseñan que la vida es una oportunidad de aprendizaje diaria. No te despiertas por tu habilidad, te despiertas porque Dios lo permitió. No sigues respirando porque tienes el poder de mantener tu vida, sigues respirando porque es la voluntad del Eterno que así sea.

En calma o tormenta, sigue dejando a Dios a cargo, sigue invirtiendo en una relación con él, sepa vivir y aprovecha cada fase que viene. Dios siempre tiene algo que enseñarte, Dios siempre tiene un plan. Nos basta con abrir los ojos y el corazón para recibir la voluntad del Creador.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias