Sexto Día de la Novena a San Antonio Abad

Sexto Día de la Novena a San Antonio Abad

El próximo 17 de enero se celebrará el día de San Antonio Abad. 

Cada 17 de enero, la Iglesia celebra la fiesta de San Antonio Abad, ilustre padre de monjes cristianos y modelo de espiritualidad ascética. Hoy en día es considerado Patrono de los Ganaderos, veterinario y protector de los animales. 

Hoy te acercamos el sexto día de Novena a San Antonio Abad. 

Sexto Día de la Novena a San Antonio Abad

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

ORACION PREPARATORIA

Dios Padre Bueno, que para ejemplo del mundo y honor de la Iglesia, transformaste la vida de San Antonio Abad, en la imagen de tu Hijo Jesucristo, concédenos que le imitemos en el camino de la vida evangélica y que merezcamos por su intercesión vencer como Él, las tentaciones y vivir en la voluntad de Dios. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

DÍA SEXTO

Glorioso Abad San Antonio, cuya gran Misericordia, se extendía no solo a los pecadores y a las personas, sino también a los animales del Campo, los cuales acudían a tí para ser curados y para darte compañía. Nosotros alabamos esta virtud en ti y por ella te pedimos, nos alcances del Señor, poderte imitar y en la escuela de tu Misericordia, aprendamos a saber tratar con amor a los demás, a servirles y también, como tú, a sentir más ternura por los animales. Amén.

Salmos:
1º Salmo 66. "A Dios den gracias los pueblos"
2º Salmo 125. "Pena y esperanza, trabajo y dolor"
3º Salmo 99. "Apocalipsis, 19, 1-7"

ORACIÓN FINAL

Dichoso Abad San Antonio, humilde, paciente, modesto, casto, prudente, misericordioso, amoroso, celoso y constante: rendidamente te suplicamos por el alto grado de gloria a que te elevaron tus virtudes, nos asistas de continuo para que nuestros pensamientos, palabras y obras vayan siempre dirigidos al servicio de Dios y nos ayudes en todas las aflicciones y riesgos de esta vida; pero especialmente te invocamos por patrono, para que nos acompañes y defiendas en la hora de nuestra muerte, no permitiendo que el maldito enemigo se acerque a nosotros y cuando seamos presentados en el tribunal supremo, seas nuestro protector y abogado, y de esta suerte confiamos, que junto alabaremos al eterno creador por los siglos infinitos de los siglos. Amén.

En el nombre del Padre,...

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias