¡Salmo para que las cosas venideras sean buenas!

¡Salmo para que las cosas venideras sean buenas!

He aquí un poderoso Salmo para que las cosas que vengan, sean repletas de bendiciones. 

Muchas veces necesitamos un empujoncito en nuestra vida. ¿Has sentido alguna vez que las cosas no salen como tú las esperabas?

Si la respuesta es afirmativa, no te sientas solo. Muchas veces vivimos rachas de momentos duros o difíciles en nuestra vida. Recuerda que las cosas malas son pasajeras y, sobre todo, recuerda apoyarte en la fuerza de la fe. 

Si estás teniendo un momento difícil, aquí te dejamos 2 salmos para que las cosas venideras estén llenas de bendiciones y buenas intenciones. 

Salmo 122
Asegúrate de que todo me vaya bien. No dejes que las personas orgullosas me golpeen.

Salmo 10:5-15
Todo siempre le va bien. Entonces él está orgulloso. Él no quiere tener nada que ver con las leyes de Dios. Se burla de todos sus enemigos.
Se dice a sí mismo: “Siempre estaré seguro. Siempre seré feliz. Nunca tendré ningún problema”. Su boca está llena de maldiciones, mentiras y advertencias. Con su lengua habla mal y causa problemas. La gente pecadora se esconde y espera cerca de las aldeas. Desde sus escondites asesinan a los que no son culpables de hacer nada malo. Observan en secreto a los que quieren atacar. Se esconden y esperan como un león en los arbustos. Desde sus escondites esperan para atrapar a los indefensos. Los atrapan y los arrastran en sus redes.
Los que han atacado son golpeados. Caen al suelo. Caen porque sus atacantes son demasiado fuertes para ellos.
Las personas pecaminosas se dicen a sí mismas: “Dios no presta atención. Se cubre la cara. Nunca nos ve”.
Señor, levántate! Dios, muestra tu poder! No olvides a los indefensos. ¿Por qué la gente pecadora te ataca con sus palabras? ¿Por qué se dicen a sí mismos: “No nos hará responsables”? Dios, ves problemas y tristeza. Toma nota de ello. Haces algo al respecto. Entonces, aquellos que son atacados se colocan bajo su cuidado. Ayudas a niños cuyos padres han muerto. Quita el poder de las personas malas y pecaminosas. Hazlos responsables de las cosas malas que hacen. Descubre todo el mal que han hecho.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias