¿Protección antes de salir de casa? Necesitas leer estos Salmos

¿Protección antes de salir de casa? Necesitas leer estos Salmos

Conoce los salmos que hablan de protección al salir a la calle y cómo Dios nos guarda en todo momento.

Todos los días necesitamos salir a trabajar, ir a la universidad, comprar comida, pasear entre otras actividades cotidianas. Dicha exposición nos hace vulnerables a cualquier acontecimiento inesperado que pudiese poner en peligro nuestra vida o la de nuestros seres queridos.

Como seres humanos, desconocemos el futuro y los posibles momentos que puedan ocurrir a lo largo de las 24 horas del día. Ante tal razón, es importante antes de salir de casa poner todo en las manos de Dios, orar por protección y que transcurran las cosas normalmente sin novedad.

El Salmos 121 "Jehová es tu guardador" dice lo siguiente:

121  Alzaré mis ojos a los montes;
    ¿De dónde vendrá mi socorro?

2 Mi socorro viene de Jehová,
Que hizo los cielos y la tierra.

3 No dará tu pie al resbaladero,
Ni se dormirá el que te guarda.

4 He aquí, no se adormecerá ni dormirá
El que guarda a Israel.

5 Jehová es tu guardador;
Jehová es tu sombra a tu mano derecha.

6 El sol no te fatigará de día,
Ni la luna de noche.

7 Jehová te guardará de todo mal;
El guardará tu alma.

8 Jehová guardará tu salida y tu entrada
Desde ahora y para siempre.

Dicho texto, destaca que Dios te guardará al salir y al llegar a casa bajo una cobertura plena del Todopoderoso para librarte de todo peligro. Un aspecto a resaltar, es que en toda la Escritura el Señor siempre habla de librarnos, proteger, cuidar como a la niña de sus ojos.

Salmos 17 "Plegaria pidiendo protección contra los opresores"

17  Oye, oh Jehová, una causa justa; está atento a mi clamor.
    Escucha mi oración hecha de labios sin engaño.

2 De tu presencia proceda mi vindicación;
Vean tus ojos la rectitud.

3 Tú has probado mi corazón, me has visitado de noche;
Me has puesto a prueba, y nada inicuo hallaste;
He resuelto que mi boca no haga transgresión.

4 En cuanto a las obras humanas, por la palabra de tus labios
Yo me he guardado de las sendas de los violentos.

5 Sustenta mis pasos en tus caminos,
Para que mis pies no resbalen.

6 Yo te he invocado, por cuanto tú me oirás, oh Dios;
Inclina a mí tu oído, escucha mi palabra.

7 Muestra tus maravillosas misericordias, tú que salvas a los que se refugian a tu diestra,
De los que se levantan contra ellos.

8 Guárdame como a la niña de tus ojos;
Escóndeme bajo la sombra de tus alas,

9 De la vista de los malos que me oprimen,
De mis enemigos que buscan mi vida.

Previo a realizar cualquier pendiente, ponte en las manos de Dios para que tome el control, despeje los caminos, quite toda piedra de tropiezo y puedas prosperar cada nuevo día.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias