¿Por qué expulsó Jesús a los mercaderes del Templo de forma violenta?

¿Por qué expulsó Jesús a los mercaderes del Templo de forma violenta?

¿Por qué expulsó Jesús a los mercaderes del Templo?. Jesús expulsó a los comerciantes del templo porque estaban usando la casa de Dios para hacer negocios y robar a la gente. No tenían respeto por la casa de su Padre. 

Después de su entrada triunfal en Jerusalén, Jesús subió al templo. Vio a muchas personas en el patio del templo comprando y vendiendo animales e intercambiando dinero. Enfadado, Jesús derribó mesas y expulsó a los animales y a los comerciantes con un látigo echo de cuerdas (Mc 11:15-16). Los principales sacerdotes estaban muy enojados con la actitud de Jesús, pero no pudieron hacer nada porque tenía el apoyo de la gente.

15 Vinieron, pues, a Jerusalén; y entrando Jesús en el templo, comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban en el templo; y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas;

16 y no consentía que nadie atravesase el templo llevando utensilio alguno. Mc 11:15-16

Jesús explicó por qué expulsó a los comerciantes. Se suponía que el templo era un lugar especial donde la gente podía venir a orar en paz. Pero los comerciantes estaban convirtiendo el templo en un mercado ruidoso (Lc 19:46). Se aprovecharon de los peregrinos, vendiendo los animales para sacrificios e intercambiando el dinero por el impuesto del templo a precios muy elevados. ¡Los comerciantes estaban robando a la gente dentro de la casa de Dios!

46 diciéndoles: Escrito está: Mi casa es casa de oración; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones. Lc 19:46

¿Por qué expulsó Jesús a los mercaderes del Templo de forma violenta?

Jesús era celoso por el templo de Dios (Jn 2:17). Los comerciantes profanaban un lugar santo y abusaban de la dedicación de las personas fieles a Dios. ¿Quién podría rezar y encontrar la paz en la presencia de Dios en medio del ruido del mercado y después de ser extorsionado? Cualquier persona que amara a Dios estaría muy enojada.

17 Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me consume. Jn 2:17

¿Por qué expulsó Jesús a los mercaderes del Templo?

Jesús tenía todo el derecho a reaccionar así. Cuando los judíos le preguntaron cuál era su autoridad para expulsar a los comerciantes, Jesús profetizó que moriría y resucitaría, demostrando que era el Hijo de Dios (Jn 2: 18-21). El templo era la casa de su Padre y él tenía el derecho y la responsabilidad de ponerlo en orden.

18 Y los judíos respondieron y le dijeron: ¿Qué señal nos muestras, ya que haces esto?

19 Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.

20 Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás?

21 Mas él hablaba del templo de su cuerpo.

Jn 2: 18-21

Jesús tenía emociones como nosotros. Su ira estaba justificada y tenía la autoridad para limpiar el templo. Pero no perdió la cabeza. Jesús castigó solo a quienes lo merecían y no exageraron. De hecho, Jesús mostró un gran control y su actitud no creó una situación violenta. Él reveló su justicia y ganó aún más respeto por parte de la gente.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias