Joven ayuda a mujeres durante su ciclo menstrual ¡Conoce su historia!

Joven ayuda a mujeres durante su ciclo menstrual ¡Conoce su historia!

A muchas mujeres se les hace imposible acceder a productos de higiene menstrual y eso provoca que cientos de mujeres presentes infecciones.   

Miles de mujeres en el mundo no pueden acceder a productos de higiene menstrual y por eso utilizan apósitos caseros realizados con retazos de tela sucios, papeles o cartones y esto aumenta la probabilidad de contraer una infección y es que además de no utilizar materiales adecuados, no los cambian con frecuencia. 

Esta situación ha obligado a miles de mujeres a estar excluidas de sus actividades básicas diarias como ir a la escuela, trabajar o tener vida social, un error porque tener la menstruación es un proceso natural que ocurre en nuestro organismo. 

Para disminuir n parte esta desigualdad, en Mendoza, Argentina, lanzaron una campaña Contra la Pobreza Menstrual la cual tenía como objetivo recolectar productos de higiene mestrual. 

Milagros Núñez es la líder de la campaña y es que tiene un gran sentido solidario que a partir de una publicidad de toallas femeninas de la TV, pensó:  “todas las personas que tenemos útero menstruamos, es algo inevitable y no puede ser que haya personas que no pueden realizar sus actividades diarias por el hecho de estar menstruando”.

Su empatía la impulsó a crear esta campaña que rápidamente se viralizó. 

“Por suerte se prendió un montón de gente y ahora hay chicas ayudando en cada departamento con puntos de entrega”, asegura la joven. 

"Todas las personas que tenemos un lugar privilegiado en este país tenemos la responsabilidad social con la gente que más lo necesita”, cuenta la joven. 

Cuando Milagros promocionó la campaña, recibió mensajes de mujeres que le contaban que habían pasado por situaciones difíciles cuando eran adolescentes. 

"Me recuerda situaciones que vive cuando era chica, una situación ignorada que es no tener para una toallita, estar de apósitos de trapos rotos para no ensuciar la ropa, entre incomodidad y frío”.

“En la secundaria me acuerdo de haber hablado con una compañera de cuántas toallitas usábamos por día, yo le dije que usaba 4 o 5 y ella se sorprendió y me dijo que solo usaba una porque no alcanzaba para más (eran cuatro hermanas)”, expresa otro mensaje.

Según la organización Economía Femini(s)ta el costo de menstruar es de alrededor de $3000 por año por persona en la compra de toallitas y de cerca de $4000 en el caso de uso de tampones, teniendo en cuenta una cantidad de 13 ciclos menstruales por año y 22 productos utilizados por ciclo.

Este tipo de situaciones arroja un factot de ausentismo escolar y laboral y es que las mujeres no pueden adquirir productos de buena calidad que les garanticen no mancharse en clases o en su trabajo, y por eso dejan de asistir durante los días más críticos. 

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias