Futbolista chileno asegura que durante su estadía en la cárcel lee "la biblia"

Futbolista chileno asegura que durante su estadía en la cárcel lee "la biblia"

El futbolista chileno Luis Núñez considera que él proceso que está viviendo es injusto, pero que su fe se mantiene intacta. 

Durante una entrevista con el ex delantero Luis Núñez, el deportista habló sobre su vida en cárcel de Alta Seguridad donde se encuentra cumpliendo prisión preventiva desde hace más de un año luego de ser acusado por haber participado en el hocimicio de un hombre en el 2018. 

Sobre el caso, el futbolista insiste que es inocente y es que reconoce que estuvo en el lugar de los hechos, pero "de ahí a matar a una persona… Para eso se necesita una pistola y yo en ese momento no la tenía y nunca la tuve en el momento de los hechos. Es imposible que yo haya disparado o haya matado a alguien".

Con respecto a las acusaciones, el futbolista cree que existe una presecución en su contra y en contra del autor material de los disparos quien se encuentra tras las rejas también . 

"Yo a él lo considero mi hermano y él también a mí. Por el hecho de que yo estaba con él se me perjudicó. Lo que más me sorprende es que hay declaraciones de tres personas en mi contra que tienen más antecedentes que yo. Una de las tres personas que está declarando como testigo estaba a más de tres cuadras de los hechos. Se están declarando puras mentiras y acá el mentiroso soy yo y no ellos. ¿Por qué yo soy el mentiroso?", dijo.

Sobre su vida en la cárcel, Luis Núñez asegura "estoy 21 horas diarias encerrado" y que "veo tele, leo la Biblia, hago ejercicio. Y eso, más no se puede hacer". 

Además, agregó que se comunica con su familia un par de veces a la semana, por 20 minutos. 

"De otra manera no puede ser porque Gendarmería te presta el teléfono el día martes y jueves, a veces por 10 o 20 minutos. Imagínate que en plena pandemia nos prestaban el teléfono por cuatro minutos, y de ahí para allá te volvías loco. No sabía qué hacer", expuso.

El deportista asegura que esta experiencia ha sido muy difícil. 

"Estuve 95 días sin comer, presionando a que se cerrara la carpeta. Tuve 85 días sin comer y 10 días sin comer ni tomar agua. Paré la huelga por motivos familiares. Me presionaron y me dijeron que me estaba haciendo daño porque llevaba mucho tiempo en huelga. Estando en huelga nunca tuve una respuesta del tribunal, nunca nada. Yo creo que quitarme la vida se me pasa todos los días por la mente. Estuve con tratamiento para la depresión. Me fumo una cajetilla diaria, cosa que nunca hacía porque yo antes no fumaba. Estar 21 horas encerrado, con 100 vinchucas, que son las baratas, caminando por la pared, por tu cuerpo, no es grato para una persona que es inocente. Yo me equivoqué, lo tengo claro, me equivoqué mil veces y eso me costó perder mi carrera. Pero ahora no puedo perder mi vida por algo que no hice", expresó.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias