Esposa de Ricardo Montaner confesó que perdonarse y perdonar cambió su vida

Esposa de Ricardo Montaner confesó que perdonarse y perdonar cambió su vida

Marlene Rodríguez profundiza en varios mensajes lo importante de perdonarse, perdonar a otros y el arrepentimiento para vivir bajo la gracia.

De las acciones más importantes en la vida, pero también de difícil proceder es el acto de perdonarse para poder perdonar. El ser humano por naturaleza se equivoca, comete errores constantemente y muchas veces lastima a terceros, situación que genera daños, rencor, dolor.

Sin embargo, el lograr perdonarse y hacerlo con los demás, implica primero arrepentirse, soltar la carga y sanar el corazón en una acción que bíblicamente no tiene límites.

San Mateo 18:21 "Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete". Curiosamente es llamada la ecuación matemática del perdón.

Este tema, fue destacado por Marlene Rodríguez, esposa del cantante Ricardo Montaner, quien a través de sus redes sociales publica su constante búsqueda de Dios, el crecer espiritualmente, mantener una vida en armonía y saber que desde la humildad de corazón, siempre es bueno admitir los errores y perdonarse para lograr perdonar a otros.

En un mensaje reflexivo, confesó al detalle cada una de las razones por las cuales se perdona.

"Me perdono.Por las malas decisiones, por lo que hice a propósito, por lo que fue sin darme cuenta, por lo que dejé de hacer, por lo que pude evitar, por el mal paso, por no dar suficiente, por irme de palo, por lo que dije que hizo daño , por lo que dejé de decir, por el silencio, por la intolerancia.Me perdono por los caminos q transité que sabía q no debía, por los pasos q no me atreví a dar, por lo que he resentido, por lo q he guardado, por los malos pensamientos y por el desinterés, por lo q erradiqué sin compasión, por lo que me perdí y por los excesos, por no valorar...Me perdono por lo que en algún momento no me hizo sentir bien conmigo. Hoy me perdono a mi como un primer paso para verdaderamente perdonar. Me perdono porque ya Él me perdonó hace mucho. Y a ti también...", expresó

A su vez, recalcó lo importante del arrepentimiento y de cuidar el corazón para mejorar cada día como ser humano en acciones y palabras.

"Oigo a la gente decir q no se arrepienten de nada y me llama la atención.Yo si que me arrepiento de muchas cosas hechas y dichas y si pienso que si pudiera recorrer de nuevo el camino sabría que cosas no quiero volver a hacer. También están las que no estuvieron bien pero las volvería a hacer. Entiendo el concepto de que de cada cosa se aprende y todo lo demás pero y las heridas?"

Mas adelante, aseguró no tener problemas en pedir perdón y hacerlo con frecuencia, aún en conocimiento previo de no tener la culpa.

"No tengo problema en pedir perdón, lo hago con frecuencia aún cuando no me parezca que fué mi culpa, porque si el otro así lo percibió, es más que suficiente para asumirlo. La palabra dice “ de todas las cosas guarda tu corazón”. Y si quiero guardarlo. No puedo cambiar lo que hice que no me encanta pero por la gracia de Dios El ya me perdonó,me cuesta más a mí por eso mismo del corazón y porque el enemigo se encarga de que no nos olvidemos para mantenernos en culpa. Así q no lo puedo cambiar pero si puedo tratar de mejorar quien soy de ahora en más. “Lo que significa que estoy en necesidad perpetua de gracia. Si yo recibiera en esta vida lo que merezco estaría realmente jodida. Así que, en cambio, yo recibo esa gracia como lo que es: un regalo”. NB

Marlene, enfatizó que perdonar le ha permitirdo alcanzar la gracia de Dios, guardar su corazón y mejorar en el presente y para el futuro.

Recomendamos leer: Covid-19: Médico reconoce que lo mantuvo con vida la oración ¡Conoce su historia!

Por otra parte, estudios demuestran que es más difícil la acción de perdonarse, ya que representa un proceso de transformación personal para lograr llevar una vida plena, saludable y en paz, comenzando por reconocer la verdad, asumir lo que pasó, aceptar el hecho de equivocarse, arrepentirse de corazón y posteriormente ser libre.

2 Corintios 13:8 "Nada podemos contra la verdad, sino por la verdad.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias