Descubre las 4 características básicas de Dios según la Biblia

Descubre las 4 características básicas de Dios según la Biblia

la Biblia habla de la naturaleza de Dios y lo describe con claridad.

No hay nada que nadie pueda saber acerca de la naturaleza de Dios a menos que Él se lo revele a la humanidad. Sin la revelación divina, la humanidad estará en tinieblas. Afortunadamente, la Biblia nos habla de la naturaleza de Dios. De las Escrituras podemos descubrir cuatro descripciones básicas del carácter de Dios.

1. Dios es espíritu

Dios es un ser espiritual. Jesús describió a Dios de esta manera.

Dios es espíritu, y los que lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad (Juan 4:24).

Dios no es "un espíritu", sino que es "espíritu". El espíritu es su naturaleza, no es un ser físico. Debido a que Dios no tiene forma física, a Israel se le prohibió hacer imágenes de Él.

No te harás ídolo, ni semejanza alguna de lo que hay arriba en el cielo ni abajo en la tierra ni en las aguas debajo de la tierra. "No los adorarás ni los servirás; porque yo, el Señor tu Dios, soy un Dios celoso, que visito la iniquidad de los padres sobre los hijos, sobre la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, pero mostrando misericordia para con miles, a los que me aman y guardan mis mandamientos "(Éxodo 20: 4-6).

2. Dios es luz

La Biblia también dice que Dios es luz.

Este es el mensaje que hemos escuchado de él y os anunciamos, que Dios es luz y que no hay tinieblas en él (1 Juan 1: 5).

Esto puede referirse a la gloria y majestad de Dios. Note que la Biblia no dice que Dios tiene luz, sino que es luz.

Lo cual él traerá en el momento apropiado: el único y bendito Soberano, el Rey de reyes y Señor de señores, el único que posee la inmortalidad y habita en la luz inaccesible, a quien ningún hombre ha visto ni puede ver. ¡A él sea el honor y el dominio eterno! Amén (1 Timoteo 6: 15,16).

3. Dios es amor

La Biblia dice que Dios es amor.

Hemos llegado a conocer y creer en el amor que Dios tiene por nosotros. Dios es amor, y el que permanece en el amor permanece en Dios, y Dios permanece en él (1 Juan 4:16).

El amor involucra otros atributos de Dios, incluida la gracia, la bondad y la misericordia.

4. Dios es un fuego consumidor

La Biblia también describe a Dios como un fuego consumidor.

    Porque nuestro Dios es fuego consumidor (Hebreos 12:29).

El fuego no es Dios; Dios es como fuego. La analogía del fuego se refiere a la santidad y justicia absoluta de la naturaleza de Dios.

El fuego es símbolo frecuente de Dios

El fuego se usa con frecuencia como símbolo de Dios y su juicio contra el pecado.

La olla humeante y la antorcha encendida

La Biblia habla de una antorcha encendida y una olla humeante cuando Dios hizo un pacto con Abraham.

    Cuando se puso el sol y oscureció, Abram vio una olla humeante y una antorcha encendida pasar entre las mitades de los cadáveres (Génesis 15:17).

El incidente de la zarza ardiente

Está el famoso incidente de Moisés y la zarza ardiente.

    Un día, Moisés estaba cuidando el rebaño de su suegro, Jetro, el sacerdote de Madián, y se internó en el desierto cerca del Sinaí, el monte de Dios. De repente, el ángel del Señor se le apareció como un fuego ardiente en una zarza. Moisés estaba asombrado porque la zarza estaba envuelta en llamas, pero no se quemó. "¡Increíble!" Moisés se dijo a sí mismo. "¿Por qué no se está quemando ese arbusto? Debo ir a ver esto". Cuando el Señor vio que había llamado la atención de Moisés, Dios lo llamó desde la zarza: "¡Moisés! ¡Moisés!" "¡Aquí estoy!" Moisés respondió. "No te acerques más", le dijo Dios. "Quítate las sandalias, porque estás en tierra santa". Luego dijo: "Yo soy el Dios de tus antepasados, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob". Cuando Moisés escuchó esto, escondió su rostro entre sus manos porque tenía miedo de mirar a Dios (Éxodo 3: 1-6).

Elías y el altar de fuego

El juicio de Dios apareció en el altar del fuego. El profeta Elías se burló de los falsos profetas de Baal.

    Entonces invoca el nombre de tu dios, e invocaré el nombre del Señor. ¡El dios que responde prendiendo fuego a la leña es el Dios verdadero! "Y todo el pueblo estuvo de acuerdo ... Inmediatamente el fuego del Señor bajó del cielo y quemó el becerro, la leña, las piedras y la ¡Hasta lamió toda el agua de la zanja! Y cuando la gente lo vio, cayeron sobre sus rostros y gritaron: "¡El Señor es Dios! ¡El Señor es Dios! ”(2 Reyes 18: 24,38,39).

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias