Cuarto día de la Novena al Beato P. Miguel Pro

Cuarto día de la Novena al Beato P. Miguel Pro

El próximo 23 de noviembre se celebrará la fiesta del Beato P. Miguel Pro. 

Miguel Pro, fue un sacerdote jesuita que murió mártir en México. Era reconocido por su buen sentido del humor y alegría. Tuvo que ejercer su ministerio de forma clandestina debido a la persecución religiosa. 

En varias ocasiones logró escapar de la persecución de la policía pero lamentablemente fue atrapado con su hermano y acusado de ser conspirador contra el gobierno. Murió fusilado el 23 de noviembre de 1927. Antes de ser ejecutado, perdonó a sus asesinos y gritó “¡Viva Cristo Rey!”.

Hoy te acercamos el cuarto día de la Novena al Beato Miguel Pro. 

Cuarto día de la Novena al Beato P. Miguel Pro

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Acto de Contrición

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser vos quien sois, bondad infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido; también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno. Ayudado de vuestra divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. Amén.

Oración inicial para todos los días

Dios nuestro, Padre bueno, te damos gracias por habernos dado a Jesús, tu Hijo, como compañero de nuestra vida, como Maestro y Redentor: y por haber concedido al Padre Miguel Agustín Pro vivir y morir buscando tu mayor gloria y el bien de sus hermanos, los hombres y mujeres de México y del mundo.

Oración del cuarto día

Te damos gracias, Señor, por la devoción tierna y filial hacia tu Madre Santísima que concediste al Beato Miguel Agustín, y por su amor fuerte, reflejado en su oración a la Virgen de los Dolores, escrita pocos días antes de su fusilamiento.

Concédenos a todos, por intercesión de tu siervo Miguel Agustín, una sincera devoción a la Madre de tu Hijo, que nos acompañe, como lo pedimos en el Avemaría, "ahora y en la hora de nuestra muerte". Por Cristo, nuestro Señor.

Se dicen las peticiones personales y luego se reza un Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Oración final para todos los días

Dios y Padre nuestro, que concediste a tu siervo Miguel Agustín en su vida y en su martirio buscar ardientemente tu mayor gloria y la salvación de los hombres, concédenos, a ejemplo suyo, servirte y glorificarte cumpliendo nuestras obligaciones diarias con fidelidad y alegría y ayudando eficazmente a nuestros prójimos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias