Consagración de Rusia y Ucrania: "En esta hora la humanidad, agotada y angustiada" Consagración de Rusia y Ucrania: "En esta hora la humanidad, agotada y angustiada"

Consagración de Rusia y Ucrania: "En esta hora la humanidad, agotada y angustiada"

El Papa Francisco realizó el acto de consagración al Inmaculado Corazón de María de Rusia y Ucrania, que llevan un mes en guerra. El acto tuvo lugar en la Basílica del Vaticano y también en Fátima, donde Francisco ha enviado al cardenal Konrad Krajewski.

Como los niños se dirigen a su Madre, así la humanidad se encomienda a María, Reina de la Paz, en medio de la tempestad, de una guerra desatada hace un mes entre Rusia y Ucrania. "A ti, pues, te consagramos el futuro de toda la familia humana, las necesidades y las aspiraciones de los pueblos, las angustias y las esperanzas del mundo. Que a través de ti la divina Misericordia se derrame sobre la tierra, y el dulce latido de la paz vuelva a marcar nuestras jornadas".

Configurarse al corazón de María

La decisión del Papa Francisco de consagrar a Rusia, Ucrania y a toda la humanidad al Inmaculado Corazón de María se inscribe en la tradición del Magisterio de la Iglesia, que siempre ha mirado a la Virgen como aquella a la que encomendarse en los momentos de prueba. En una entrevista concedida a Radio Vaticano - Vatican News, el mariólogo padre Stefano Cecchin ofm, presidente de la Pontificia Academia Mariana Internacional, subrayó el significado teológico de esta consagración: "Para encontrar la paz debemos configurarnos al corazón de María, un corazón que ama inmensamente". En octubre de 2020, al encontrarse con los profesores y estudiantes de la Pontificia Facultad de Teología “Marianum” de Roma, el Papa les había invitado a permanecer "siempre atentos a los signos de los tiempos marianos que recorren nuestra época". Según el padre Cecchin, la decisión de Francisco de renovar este acto de consagración en este momento histórico nace precisamente de esta atención: "Cuando hay guerras en una familia, uno se encomienda a la Madre".

¿Cuál es el significado teológico de esta consagración? 

El Corazón de María es el corazón de Dios. Debemos pensar que María es la que compartió con el Padre el único Hijo. Ese Hijo amado inmensamente por el Padre y la Madre, como nos han recordado Juan Pablo II y Pablo VI y toda la tradición. María nos abrió el camino para amar, que correspondió, más que ninguna otra criatura, al inmenso amor de Dios. Así que todos estamos llamados a configurarnos a este Corazón para poder amar a Jesús en los demás. Estamos convencidos de que la verdadera paz no viene de las Naciones Unidas, de las armas o de la política de los Estados, sino sólo de Dios. Por lo tanto, si queremos crear la paz, debemos conformar nuestros corazones a la que amó a Dios y que ama a la Iglesia y a nuestros hermanos, es decir, a María. Por tanto, éste es el Corazón inmaculado de María: un corazón que ama inmensamente, donándose a todos nosotros. Por lo tanto, si realmente queremos crear la paz, debemos partir de nuestros corazones conformados al Corazón Inmaculado de María.

El Papa Francisco ha invitado a los obispos del mundo y a sus sacerdotes a unirse a él en este acto de consagración y encomienda. ¿Por qué? 

Me parece una opción ligada al concepto de sinodalidad que el Papa Francisco no deja de reiterar. El Papa representa la Iglesia, el sentido de la unidad, pero unidad con la Iglesia y en la Iglesia, que es -como él la llama- nuestra casa común. Así que no nos salvamos solos, como nos recordó el Papa Francisco en Fratelli tutti, y siempre juntos debemos pedir a Dios la salvación del mundo. "Donde estén dos o tres reunidos en mi nombre, yo estaré en medio de ellos", nos recuerda el Evangelio, y Francisco subraya que el camino para salvar el mundo debemos hacerlo juntos, no solos. Por eso en este momento toda la Iglesia debe estar unida, como en un gran Sínodo, un gran Concilio, en el que se pide la intervención de Dios.

La historia de la Iglesia nos dice que se han realizado varios actos de consagración al Inmaculado Corazón de María, llevados a cabo por los predecesores del Papa Francisco: Pío XII, Pablo VI y Juan Pablo II. ¿Cómo situar la elección del Papa en el contexto de esta tradición? 

Para nosotros es muy importante que el Magisterio de la Iglesia siempre, a lo largo de la historia, haya mirado a María como aquella que es imagen de la unidad de la Iglesia, que cuida de la Iglesia, a la que, en los momentos difíciles, debemos invocar siempre para que nos ayude a encontrar una solución. El icono mariano más bello, para mí, es el de María que nos muestra el camino: Nuestra Señora Odighitria, la Virgen que nos muestra el camino hacia Jesús. La Iglesia, con su Sabiduría iluminada por el Espíritu Santo, sigue reiterando así, como lo hizo también el Vaticano II, que María es un signo de esperanza segura. Recordemos que, en la historia de la Iglesia, en los momentos más difíciles siempre se ha invocado el nombre de María, como nos recuerda el magisterio pontificio. Así que el Papa Francisco está en continuidad con la enseñanza de la Iglesia.

¿Por qué quiso el Papa que uno de sus enviados, el cardenal Krajewski, hiciera el mismo gesto en el Santuario de Fátima?

Las apariciones de Fátima deben ser contextualizadas en el camino realizado por Portugal. En el siglo XVII, el rey de Portugal fue el primero en consagrarse a la Inmaculada Concepción, llegando a quitarse la corona y colocarla sobre la cabeza de la Inmaculada. Desde entonces, los reyes de Portugal nunca han llevado la corona, dejando este privilegio a la Inmaculada Concepción. Se trata, pues, de una tierra en la que María siempre ha mostrado su cuidado y ayuda en los momentos más difíciles. Fátima se convierte, pues, en la cúspide de esta manifestación, que luego superó los límites de Portugal para convertirse en una realidad, por tanto, en una aparición, que se aplica a todo el mundo.  Así que no se trata sólo de confiar Rusia y Ucrania al corazón de María, sino todo lo que es injusticia, lo que va contra el derecho de la persona humana, lo que es un comportamiento mafioso. Todas estas realidades queremos transformarlas juntos a través de María para hacer un mundo mejor.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias