Comerciante predica los  domingos en su panadería

Comerciante predica los domingos en su panadería

La Asamblea de Dios Pan de Vida da la bienvenida a unas 40 personas para el culto y la escuela dominical.

Fue dentro de Belman Bakery donde Martin comenzó su ministerio a los 46 años. El negocio fundado por su padre, Federico, ha funcionado como una congregación, donde hay servicios todos los domingos.

En las Asambleas de Dios 'Life Pan', Martin camina hacia el escritorio del cliente y predica a unos 40 asistentes, casi la capacidad máxima que puede manejar la instalación de Wyoming, Michigan (EE. UU.).

Martin dice que no planeaba ingresar al ministerio en la mediana edad. Estaba feliz de trabajar durante más de dos décadas en el negocio iniciado por su padre en 1999.

“No estaba realmente interesado en convertirme en ministro”, dice Martin. "Pero Dios me convenció de que había elegido este lugar para que se adorara su nombre".

Ministerio

La convicción llegó en forma de palabras del Señor en 2013 y 2014. Martin comenzó a estudiar para el ministerio en 2016, obtuvo sus credenciales ministeriales de las Asambleas de Dios en 2018 y lanzó 'Pan of Life' en agosto de 2020, en medio de la pandemia del coronavirus. .

Federico tenía la intención de que su hijo se hiciera cargo del negocio familiar después de su jubilación. Pero no pudo retirarse, ya que tuvo neumonía en noviembre de 2020 y murió el 5 de enero de Covid-19, a los 67 años.

Más tarde, Martín asumió las responsabilidades de operar la panadería, ayudando a su madre Lila, quien sigue siendo propietaria. Martin dedica alrededor de 75 horas a la semana a la panadería, además de administrar la iglesia, que es parte de la Asamblea de Dios del Distrito Medio Oeste de América Latina. Por ahora, los servicios están en español, pero Martin dice que eventualmente el inglés será una opción.

Gratitud

Martin dice que está agradecido de tener una familia que lo apoya. Su cuñado Daniel Segovia predica cada dos semanas. La esposa de Martin hace 26 años, Martha; su hermana, Dianna Segovia; y su hija, Alexandra Vargas, se alternan con él en la dirección del culto. Martha dirige una reunión devocional femenina de una hora el sábado por la mañana a través de Zoom.

Alexandra, que trabaja como contadora para una correduría de seguros global, no solo está en el equipo de adoración, sino que también enseña la Escuela Dominical y trabaja como contadora para la iglesia. Ella apoya plenamente los esfuerzos ministeriales de su padre y su madre.

“Mis padres siempre pusieron a muchos en primer lugar, incluso cuando estaban ocupados en el mundo secular”, dice Alexandra, de 25 años. “Dios los ha formado a lo largo de los años para que se conviertan en líderes ministeriales. Incluso con toda la ocupación, Covid, y con la muerte de mi abuelo, mi padre se mantuvo fuerte en Cristo".

El otro hijo de Martin y Martha, Isaac, está estudiando en la North Central University en Minneapolis, donde se especializa en música.

Caminar con Jesús

Federico Belman emigró de la Ciudad de México a Michigan en 1986 cuando Martin tenía 13 años. Ambos se hicieron cristianos poco después de su llegada, y aceptar a Jesús los impactó a ambos.

Martin dice que no conoció bien a su padre cuando era niño porque sus padres se separaron. Pero tan pronto como Federico se hizo cristiano, cambió por completo.

“Limpió su lenguaje, dejó de fumar tres paquetes de cigarrillos al día y dejó de beber”, recuerda Martin. “Dios se llevó todos esos deseos de inmediato. Me ayudó a comprender que Dios es real ".

La familia asistió inicialmente al Templo Bethel (Asamblea de Dios de Betel) en Grand Rapids después de emigrar. En 1999, los Belman comenzaron a adorar en Mision De Fe (Misión de Fe) en Grandville, Michigan.

Martin espera vender la panadería para dedicar toda su atención al ministerio. La mayoría de los clientes de la panadería, así como la mayoría de los asistentes a la iglesia, son hispanos.

El comerciante dice que está especialmente agradecido por el apoyo y el amor incondicional mostrado por su esposa a lo largo de su vida juntos.

“Ya hemos pasado por momentos muy difíciles, pero el Señor ha sido mi Pastor en cada paso del camino”, dice Belman. “Damos gracias a Dios por todo lo que ha hecho y por todo lo que hará en el futuro”.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias