7 formas de hacer que el Adviento sea simple pero especial

7 formas de hacer que el Adviento sea simple pero especial

El Adviento puede ser una temporada de gran presión para tachar todas las actividades de la lista, obtener un calendario de Adviento, ser creativo. Hay aún más presión para que sea espectacular para nuestros hijos después del duro año que todos hemos tenido. Haz más, haz más, sé más

La verdad es que en algunos casos la planeación del adviento nos dejará más agotados de lo que comenzamos y probablemente nos hará perder el punto, por lo que en esta ocasión en Mi Alma queremos ayudarte a hacer que el advenimiento de 2020 se simplifique y se tome con calma.

1. Empezar la jornada con Dios

Levantarse unos 10 minutos antes de lo habitual permite tener un tiempo para Dios y empezar bien la jornada. Una oración personal, una breve lectura de las Escrituras, el rezo del Rosario, entre otros, pueden ayudar.

2. Ayunar en Adviento 

Si bien las cuatro semanas previas a la Navidad tienen un carácter “más alegre” se debe esperar hasta el cumpleaños de Jesús para celebrar en la cena navideña.

Este sacrificio, además de tener un valor espiritual, genera más gusto y expectativa por la Navidad.

3. Un tiempo de silencio

Se sugiere tener una hora de silencio todos los días de Adviento. Sin radio, teléfono, televisión, ni música de fondo, sino utilizar el tiempo para momentos de oración y reflexión.

Si se siente inquietud o preocupación, hay que dejar que el Mesías entre en el corazón. La paz externa y silencio interior limpia casi automáticamente el alma.

4. Obsequiar desde el corazón

“¿Por qué no dar una alegría a alguien por cada día de Adviento?”.

Todos los días se puede obsequiar un pequeño regalo, carta o imagen. Pero es bueno tener un plan previo: obsequiar quizás una fotografía en blanco y negro a un familiar, juguetes de mis hijos.

5. Visitar a Jesús

La Navidad no es de “Santa Claus”, sino del pequeño niño en el pesebre. Es el Hijo de Dios quien alimenta verdaderamente, tan pequeño y, que, sin pretensiones, está presente en todos los tabernáculos.Todos los días se puede visitar la iglesia, aunque sea solo unos minutos.

6. Confesarse

Jesús nace en un establo, en pobreza y modestia, lejos del bullicio de los albergues. En ese lugar San José removió las telarañas y la suciedad y Nuestra Señora preparó un buen lugar para el recién nacido. La paja vieja o podrida debe ser barrida del corazón. Otras veces limpiar el polvo es suficiente, pero Jesús siempre quiere encontrar una morada donde pueda reposar.

7. Devoción a María

“Es menester dirigirnos a nuestra Madre, a quien le pedimos su intercesión en nuestras necesidades, para darle gracias por su 'sí' en Nazareth, por el cuidado y la crianza de Jesús, por su ayuda maternal a Él y a nosotros, por su lealtad en la Cruz”.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias