5 cápsulas de los Salmos que debes leer en este día

5 cápsulas de los Salmos que debes leer en este día

Antes de salir, te invitamos a leer estos salmos y que siempre al comenzar un nuevo día no te olvides de primero hablar con Dios. 

Presta atención y consume mentalmente las siguientes cápsulas de Salmos que llenaran de paz, seguridad y confianza tu día a día de la mano de Dios.

1. Orando por el refugio de Dios

Nunca debemos temer, porque tú eres quien trabaja dentro de nosotros, alrededor nuestro y sobre nosotros, defendiendo y protegiendo poderosamente nuestro camino. Tú eres el Señor Todopoderoso, Dios con nosotros, nuestro refugio y fortaleza, y siempre presente ayuda en los problemas.

“Dios es nuestro refugio y fortaleza, una ayuda siempre presente en los problemas. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra ceda y las montañas caigan en el corazón del mar, aunque sus aguas bramen y espumen y las montañas tiemblen con su agitación… Dios está dentro de ella, ella no caerá, Dios la ayudará. al amanecer ... El Señor Todopoderoso está con nosotros, el Dios de Jacob es nuestra fortaleza ”. Salmos 46: 1-3, 5, 7

2. Orando por el socorro y el rescate de Dios

Cuando somos débiles y necesitados, y no tenemos a nadie que nos ayude, prometes rescatarnos Señor. Nunca te apartarás de nosotros en nuestra angustia, pero tus ojos siempre están sobre nosotros, trayendo alivio de la opresión y liberación de la batalla.

“Porque él librará al necesitado que clama, al afligido que no tiene a quien ayudar. Se apiadará del débil y del necesitado y salvará al necesitado de la muerte. Los librará de la opresión y la violencia, porque su sangre es preciosa a sus ojos ”. Salmo 72: 12-14

3. Orando por el descanso de Dios

Encontramos descanso a la sombra del Todopoderoso hoy y todos los días. Confiamos en ti Señor y encontramos refugio bajo tu poderoso escudo de protección. Creemos que tus ángeles nos rodean y te agradecemos por tu amoroso cuidado por nuestras vidas.

“El que habita al abrigo del Altísimo, reposará a la sombra del Todopoderoso. Diré del SEÑOR: "Él es mi refugio y mi fortaleza, mi Dios, en quien confío". Seguramente te salvará de la trampa del cazador y de la pestilencia mortal. Él te cubrirá con sus plumas, y debajo de sus alas encontrarás refugio; su fidelidad será tu escudo y tu baluarte ... Porque él mandará a sus ángeles acerca de ti que te guarden en todos tus caminos; te levantarán en sus manos, para que no golpees tu pie contra una piedra. Sobre el león y la cobra pisarás; hollarás al gran león ya la serpiente. “Porque me ama”, dice el SEÑOR, “lo rescataré; Voy a protegerlo, por reconocer mi nombre. Me llamará y yo le responderé; Estaré con él en la angustia, lo libraré y lo honraré. Lo saciaré de larga vida y le mostraré mi salvación ". Salmo 91: 1-4, 11-16

4. Orando por sanación y libertad

Solo tú, Señor, puedes romper las cadenas y convertir las tinieblas en luz. Solo tú puedes ayudarnos a superar los días más difíciles y salvarnos de nuestra angustia. Gracias por tu curación y por tu palabra que nos da esperanza y libertad.

“Entonces clamaron al SEÑOR en su angustia, y él los salvó de su angustia. Los sacó de las tinieblas y de la más profunda oscuridad y rompió sus cadenas… Entonces clamaron al SEÑOR en su angustia, y él los salvó de su angustia. Envió su palabra y los sanó; los rescató de la tumba ". Salmo 107: 13-14, 19-20

5. Oración por la paz en el amor inquebrantable de Dios

Tu amor inquebrantable es nuestra verdadera seguridad, nuestra paz y descanso. Elevamos nuestras almas a ti Señor y te alabamos por tu liberación y bondad sobre nuestras vidas.

“Déjame oír en la mañana de tu misericordia, porque en ti he confiado. Enséñame el camino que debo seguir, porque a ti levanto mi alma. Líbrame, Señor, de mis enemigos. ¡He huido a ti en busca de refugio! Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios. ¡Deja que tu buen espíritu me conduzca por un camino llano! ¡Por amor de tu nombre, oh Señor, preserva mi vida! En tu justicia, sácame de la angustia. Y en tu misericordia, corta a mis enemigos y destruye a todos mis adversarios, porque yo soy tu siervo ”. Salmo 143: 8-12

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias