10 versículos para encontrar consuelo ante la pérdida de un ser querido

10 versículos para encontrar consuelo ante la pérdida de un ser querido

El ser humano vive momentos felices pero también atraviesa circunstancias dolorosas cuando fallece un familiar, amigo, padre o ser querido, escenario que provoca tristeza, depresión, nostalgia entre otros sentimientos a los cuales se debe prestar mucha atención.

Todo ser humano enfrenta en algún momento de su vida la pérdida de alguien cercano sea un amigo, familiar o conocido, cuya noticia produce dolor, tristeza, desconsuelo, lágrimas, sufrimiento entre otras reacciones que desencadenan cambios significativos del estado de ánimo.

A partir de ese momento, el futuro como tal puede parecer incierto, y repercute en decisiones posteriores conforme al impacto que dicha situación genere en la persona e influya hacia terceros de manera inesperada.

No obstante, es necesario comprender que la muerte es parte de la vida aunque parezca sorprendente, pero lo es. Lo importante, es tener presente que el fallecimiento de un ser querido no es el fin, puesto que el recuerdo permanece en la memoria de quienes le sobreviven.

Foto: Pixabay

10 versículos para encontrar consuelo

En la Biblia, existen pasajes que hacen referencia a esa circunstancia destacando cómo encontrar consuelo ante el ser amado que ya no está, siendo este libro el principal instrumento cuyo contenido sirve de refrigerio para el alma.

1. "Nuestro amparo y fortaleza"

En el libro de los Salmos capítulo 46, expresa que Dios es nuestro amparo y fortaleza y el pronto auxilio en la tribulación.

Cuando se trata de tribulación, se refiere a cualquier momento desfavorable que perjudique la estabilidad emocional del ser humano. Al mencionar amparo y fortaleza, significa que no estarás solo, puesto que su compañía y Palabra acompañarán en todo tiempo. 

2. "Enjugará toda lágrima"

Desde el capítulo 21 de Apocalipsis en su versículo 4 dice: "Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron...".

Dicho pasaje, representa claramente que ese momento de dolor Dios lo conoce y por lo tanto sanará el corazón, ya que conforme está escrito, nada es imposible para Él.

3. "No temas, porque yo estoy contigo"

Un aspecto reiterativo que se observa en la mayoría de las Escrituras, es la compañía de Jesucristo en cada circunstancia, afirmando una y otra vez que siempre estará presente y como bien lo expresa en Isaías 41:10:

"No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia".

Sirve de aliento para continuar hacia adelante, entendiendo que el sustento y la fuerza siempre estarán presentes.

El predicador Billy Graham expresó durante un servicio, que en medio del sufrimiento lo primero que debe hacerse es orar, hablar con Dios desde la intimidad del hogar, expresar lo más profundo del ser. Posteriormente, pedir dirección.

"Debemos pedir a Dios que nos enseñe todo lo que quiere que aprendamos acerca de Él, acerca de nosotros, acerca de los demás y de cómo podemos ministrar a los que sufren".

4. "Sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas"

El capítulo de Salmos 147 versículo 3 cita que Dios sana a los quebrantados de corazón es decir, entiende y siente dolor por alguna situación inesperada que sucede en el ser humano, sanando y vendando las heridas ocurridas por lo sucedido.

5. "Tus consolaciones alegraban mi alma"

Salmos 94:19 "En la multitud de mis pensamientos dentro de mí, tus consolaciones alegraban mi alma".

Cuando se presenta la pérdida, muchos son los pensamientos que aterrizan por la mente. Sin embargo, la Palabra de Dios es como bálsamo al alma que restaura, conforta y fortalece el ánimo para superar cualquier situación.

6. "Nos consuela en todas nuestras tribulaciones"

En 2 Corintios 1:3-4 "Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios".

Una vez más, la tribulación no es obstáculo para que Dios pueda consolar los corazones, recordando que a toda hora acompañará durante la pérdida y a cada instante.

7. "No te dejará, ni te desamparará"

Deuteronomio 31:8 "Y Jehová va delante de ti; él estará contigo, no te dejará, ni te desamparará; no temas ni te intimides".

En este aspecto, invita a no tener miedo ante el problema o circunstancia por más difícil que sea y seguir adelante.

8. "Tendrás nuevas fuerzas"

Isaías 40:31 "Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán".

Al esperar en Dios, el llenará el corazón de fortaleza y levantará el andar como las águilas, una de las especies que vuela más alto en el mundo.

9. "Ligera es mi carga"

San Mateo 11:28-30 “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga”.

En la angustia, deposita la confianza plena en Dios, dejando en él toda carga, dolor, desesperación o angustia.

10. "Te haré entender"

Salmos 32:8 "Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre tí fijaré mis ojos".

El Padre celestial siempre está pendiente de sus hijos y en su momento, podrá la persona entender muchas de las cosas que suceden alrededor y mostrará la senda que será de restauración para su vida.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias