Versículos Bíblicos sobre el amor de Dios Versículos Bíblicos sobre el amor de Dios

Versículos Bíblicos sobre el amor de Dios

Conocer la grandeza del amor de Dios puede tocar tu corazón y transformar tu vida. Estos 7 versículos te ayudarán a entender con más profundidad el gran amor que Dios tiene por ti.

Dios tomó la iniciativa al enviar a su Hijo a morir en la cruz. No solo eso, sino que Dios estaba pensando en ti cuando envió a Jesús. Él te conoce y te ama desde siempre.

En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados. (1 Juan 4:10)

Jesús quiere ser tu amigo más cercano. Él te ama tanto que decidió morir para salvarte.

Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos. (Juan 15:13)

Dios te ama aunque conoce todas tus faltas. Su amor no tiene límites. Él está listo para perdonarte y restaurarte. Solo tienes que aceptar su petición de amistad.

Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros. (Romanos 5:8)

El amor de Dios es mayor que el de la madre más amorosa del mundo. Aunque nunca hayas conocido el amor de tus padres terrenales, puedes conocer el gran amor de Dios.

¿Puede una madre olvidar a su niño de pecho, y dejar de amar al hijo que ha dado a luz? Aun cuando ella lo olvidara, ¡yo no te olvidaré! (Isaías 49:15)

Al aceptar el amor de Dios en tu vida, pasas a pertenecer a la familia de Dios, con todos los privilegios de un hijo amado

¡Fíjense qué gran amor nos ha dado el Padre, que se nos llame hijos de Dios! ¡Y lo somos! El mundo no nos conoce, precisamente porque no lo conoció a él. (1 Juan 3:1)

En su amor, Dios te protege como un ave cuida de sus crías y las protege de los peligros del mundo.

¡Cuán precioso, oh Dios, es tu gran amor! Todo ser humano halla refugio a la sombra de tus alas. (Salmo 36:7)

Jesús dejó toda su gloria en el cielo y sufrió mucho por amor a ti. Jesús consideró que todo eso valía la pena porque te ama. El amor de Dios te da mucho valor.

Ya conocen la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que, aunque era rico, por causa de ustedes se hizo pobre, para que mediante su pobreza ustedes llegaran a ser ricos. (2 Corintios 8:9)

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias