Un corazón bien cuidado

Un corazón bien cuidado

Para tener un buen suelo y recibir las semillas, es necesario prepararlo con anticipación.

La preparación del terreno es una de las principales tareas para obtener una buena plantación. El suelo debe estar bien trabajado para que las raíces de las plantas puedan instalarse rápida y fácilmente y así eliminar todas las sustancias que necesitan del suelo.

Jesús dijo, en la parábola conocida como “Del sembrador”, que parte de la semilla sembrada cayó en buena tierra y dio una buena cosecha:

Luego les habló muchas cosas en parábolas, diciendo: El sembrador salió a sembrar. Mientras sembraba la semilla, parte de ella cayó al borde del camino, y vinieron los pájaros y se la comieron. Parte de ella cayó en terreno pedregoso, donde no había mucha tierra; y pronto brotó, porque la tierra no era profunda. Pero cuando salió el sol, las plantas se quemaron y se secaron, porque no tenían raíces. Otra parte cayó entre espinos, que crecieron y ahogaron las plantas. . Otra parte cayó en buena tierra, dio una buena cosecha... Mateo 13: 3-8

Para tener un buen suelo y recibir las semillas, es necesario prepararlo con anticipación. Los expertos dicen que es importante darle la vuelta a la tierra, rompiendo la corteza que se haya podido instalar, permitiendo así que el agua y el aire circulen mejor. Una vez que se da la vuelta al terreno, también se deben agregar elementos para corregir o mejorar su composición. Finalmente, retire las piedras y todos los elementos extraños de la superficie que luego pudieran dificultar la plantación y posterior enraizamiento.

Haciendo una analogía de la tierra a nuestro corazón, ¿cómo podemos tener un corazón preparado y bien cuidado para que las plantas puedan crecer fuertes y saludables, dando muchos frutos?

Al dar la vuelta al corazón es posible quitar la costra de heridas y rencores que obstaculizan la circulación del aire de la tolerancia y la compasión. Después de eso, también es importante agregar los elementos correctos para corregir su composición, insertando amor, buenos pensamientos y palabras de vida. Finalmente, sacar las piedras del orgullo ayudará mucho para que las semillas plantadas en este corazón germinen y crezcan fuertes, produciendo muchos y muchos frutos.

Todavía hay tiempo, elige la excelencia.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias