Tips para educar en el hogar por primera vez

Tips para educar en el hogar por primera vez

Existen diferentes consejos para proceder a consolidar la formación de los pequeños en casa.

Sería un sueño ideal poder educar a nuestros hijos en casa aunado a los valores y principios familiares, pero cuando toca enseñarles ¿cómo podemos lograrlo con efectividad? Conoce los siguientes tips que puedes poner en acción cuando inicies tu primera clase en casa.

1. Sea flexible

Lo mejor de la educación en el hogar es que la flexibilidad permite que se disipe un cierto nivel de estrés. En lugar de que las prisas y el caos de la mañana levanten a los niños para la escuela, preparen los almuerzos y lleven las bolsas al automóvil, puede concentrarse en el crecimiento personal, como las devociones matutinas, un desayuno saludable y un comienzo del día tranquilo. Y, si tienes que cambiar eso, ¡no te preocupes! Las clases se pueden ajustar para adaptarse al niño con un resfriado que necesita una hora extra de sueño.

2. Sea indulgente

La educación en el hogar requiere un poco de prueba por error, y no vas a entrar fácilmente en tu salón de clases en casa el primer día con un plan de acción perfecto. Espere esa discusión con su hijo. Anticipe que no tendrá dos horas de tiempo para hacer sus propios libros porque probablemente será interrumpido por un niño que no sabe cómo hacer algo cada dos minutos.

Así que perdóneles a ellos y a usted mismo. Tenga cuidado con su viaje de culpa cuando pierda la paciencia. Relájese con su hijo cuando parezca que no puede entenderlo, a pesar de que se lo ha explicado de unas treinta formas diferentes. Perdone cuando el día implosione a su alrededor y comprenda.

3. Conozca sus límites

La educación en el hogar pondrá a prueba tu temperamento. Así que conoce tus límites. Tómate un respiro. Deje que su hijo corra afuera durante diez minutos. Esto también se remonta a la parte de ser flexible. A veces, tus límites se agotan, así que tómate un tiempo para reconstruir antes de derribar algo mucho más valioso, los avances con tu pequeño.

4. Haga una lista de urgencias y prioridades

Es importante saber organizar qué cosas puedo hacer con mi hijo conforme a su edad y capacidad adecuando lo que bien puede tener la comprensión suficiente de hacer. No podemos sobrecargar ni exigir contenidos avanzados que saturen demasiado al pequeño y llegue al punto de agotar su energía fácilmente.

En el caso de un bebé, no podemos pedirle que corra cuando no está todavía en condiciones para hacerlo. Igual pasa con los niños, sus actividades recreativas y de aprendizaje deben apoyarse en su edad, material visual, recursos didácticos que bien se pueden implementar para el entusiasmo y crecimiento intelectual marcando qué es urgente para empezar por allí  y luego la prioridad que se fundamenta en lo anterior. Un orden es vital para todo.

5. Observe, identifique, aborde

En el transcurso del aprendizaje, el pequeño puede tener alguna equivocación que al observar y repetir el error,  debe identificar para fortalecer. La educación en casa, además de impartir disciplina más allá de estar con mamá o papá, vale despertar la diligente atención con el fin de fortalecer donde exista debilidad y aquello que domine, ayudarlo a avanzar.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias