¿Se puede ser una persona tóxica? Mira lo que dice la Biblia al respecto

¿Se puede ser una persona tóxica? Mira lo que dice la Biblia al respecto

En algún momento, hemos escuchado decir: “eres tóxico” o “¡Qué persona más tóxica!”. Mira los versículos que tratan al respecto.

Cuando hablamos del término  “Tóxico”, se refiere a algo venenoso que puede ocasionar la muerte o lesiones debido a su alto contenido nocivo que logra afectar no solo a una persona, sino también al entorno.

Por otro lado, del latín venenum, es una sustancia que introducida en el organismo destruye o altera las funciones vitales. En otro sentido, algo que puede causar un daño muy delicado e importante.

Del mismo modo, se indican una serie de características para determinar que algo es verdaderamente tóxico siendo mejor evitar con el fin de no complicar la salud, además de ser peligroso hacia terceros.

Las descripciones puntuales son: perjudicial para el organismo, produce intoxicaciones, es letal con tan solo el contacto directo, provoca enfermedades, causa daños cerebrales, entre otros cuadros negativos.

La palabra de Dios como tal, no expresa textualmente “persona tóxica”, pero destaca y advierte sobre la lengua y el intenso veneno que puede esparcir a su alrededor, más los graves daños que trae consigo. Aquí algunos versículos sobre este contexto.

Santiago 3:8 “Pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal”.

Salmo 58: 4 “Veneno tienen como veneno de serpiente; son como el áspid sordo que cierra su oído…”

Romanos 3:14  “Sepulcro abierto es su garganta; con su lengua engañan. Veneno de áspides hay debajo de sus labios; su boca está llena de maldición y de amargura”.

Salmo 140:1-3 “Líbrame, oh Jehová, del hombre malo; guárdame de hombres violentos, los cuales maquinan males en el corazón, cada día urden contiendas. Aguzaron su lengua como la serpiente; veneno de áspid hay debajo de sus labios”.

Proverbios 15:1 “La blanda respuesta quita la ira; más la palabra áspera hace subir el furor”.

Santiago 3:5 “Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego!

Ahora bien, conforme a los versículos anteriores, se puede decir que la persona alcanza altos niveles de toxicidad según lo que habla.

Si observamos las lecturas, reitera en todos los panoramas el poder que tiene la lengua en lo que se dice para esparcir veneno mortal, asemejando dicho acto al de una serpiente, al fuego o subir el furor desatando un problema mayor.

Por otro lado, el  áspid que tanto menciona es una víbora que según algunas definiciones, tiene el veneno más tóxico del mundo con alcance de mortalidad extraordinario, que puede acabar con la persona en cuestión de minutos. Todo resultado fatal, se encuentra en tan solo una pequeña gota.

La Biblia, identifica a la lengua perversa con la de un ser humano malo, contendor (pleitista, que busca la discordia) y que maquina cosas malas en su corazón.

Aunado a esto, compara sus labios y su lengua con el de una serpiente letal, lo que lleva a concluir, que una persona sí puede llegar a ser tóxica y causar daños en el entorno conforme a lo que habla.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias