“Roma Networks” busca formación integral de líderes cristianos jóvenes

“Roma Networks” busca formación integral de líderes cristianos jóvenes

La red “Roma Network” ayuda a construir colaboraciones regionales que responden a desafíos como la educación infantil, las migraciones Este-Oeste y la formación integral de líderes cristianos jóvenes.

Por:  Johana R.

Una conciencia renovada sobre las oportunidades misioneras entre el pueblo romaní (pueblo gitano) está reuniendo iniciativas cristianas en Europa. Un claro ejemplo de esta tendencia es la 3a conferencia continental del movimiento ‘Roma Networks’ en Sarajevo (Bosnia y Herzegovina).

Uno de los objetivos del encuentro entre “personas romaníes y no romaníes” fue sentar las bases para “colaboraciones sanas” entre todos los actores del campo de misión. Nina Jankucic, una plantadora de iglesias en Croacia, preside la junta de ‘Roma Networks’. Jankucic ha explicado a Evangelical Focus las oportunidades que se abren en todo el continente.

‘Dios moviéndose’ entre la población romaní

El movimiento comenzó cuando líderes cristianos chinos con un corazón por las comunidades romaníes organizaron una primera conferencia en 2014. Entonces se consiguió reunir a personas de 16 países en Budapest. “Teníamos la sensación de que Dios estaba en moviéndose”, dice Jankucic. La reunión demostró lo que ya intuían, que muchos estaban trabajando en el campo, pero se sentían “solos y abrumados”.

También fue crucial el viajar por la mayoría de los países de Europa, yendo “de ciudad en ciudad” para conocer los ministerios y las iniciativas. “Fue un tiempo de investigación que nos ayudó a comprender que nadie puede hacer esto por sí solo”

En 2016 se celebró una segunda conferencia en Hungría, que reunió a 180 participantes para compartir una visión de cooperación y ofrecer herramientas prácticas. “La conferencia brindó oportunidades para encuentros regionales para discutir visiones, oportunidades y necesidades de una región o país en particular”.

Seis personas (tres son romaníes, las otras tres no) forman ahora la junta directiva de ‘Roma Networks’. “Somos un movimiento de base, queremos escuchar lo que está sucediendo sobre el terreno”, dice Jankucic.

Respondiendo a las necesidades: niños, migración y discipulado

En un contexto con menos oportunidades de viaje, se están desarrollando nuevas formas de cooperación. Ir a un encuentro internacional “no cuesta mucho dinero y muchos no pueden asistir”, explica Jankucic. “Pero cuando tuvimos que cambiar a reuniones de Zoom, nos dimos cuenta de que esta forma de conexión funciona muy bien”.

Después del verano de 2020, los representantes de los países que se reunieron en encuentros regionales comenzaron a elaborar estrategias para responder a cuatro desafíos clave que han sido percibidos.

Uno es la creación de empleo y el flujo de personas romaníes que emigran de Europa del Este a países occidentales. Muchas de esas personas en una situación desesperada caen en mafias de mendicidad u otras formas de explotación. Se están preparando talleres específicos para las personas de las comunidades romaníes que no tienen un trabajo formal y también para las que lo han perdido debido a la crisis de la Covid-19.

La elevada tasa de abandono escolar en la educación primaria es otro gran problema que ‘Roma Networks’ espera abordar mejor. “Algunos de nuestros socios estan viendo como abrir un jardín de infancia romaní, otros apoyan a los padres, que a menudo son analfabetos, para asegurar que sus hijos continúen en la escuela”, explica Jankucic.

Otro proyecto interesante es una escuela bíblica itinerante romaní para 6 países de los Balcanes, los cuales comparten un idioma similar. “Se dice que los romaníes a menudo no tienen una escuela de teología”, por lo que el objetivo es “integrar esta formación bíblica en el estilo de vida romaní”, añadiendo temas de formación específicos característicos de sus comunidades. Los estudiantes se “reunirían en puntos de encuentro cercanos a donde están” para facilitar su progreso.

Una misión holística

Nina también destaca la experiencia el movimiento misionero francés ‘Vie et Lumière’ (Luz y vida). Su fundador, Clément Le Cossec, fue testigo de un avivamiento que se extendió por Europa y otras partes del mundo en los años 50. Una clave de su trabajo fue invertir en relaciones de confianza, capacitando a líderes romaníes que serían misioneros a su propia cultura e idioma.

La red europea “Roma Networks”,  tiene como objetivo ayudar a todos los ministerios involucrados a tener esta mentalidad holística de misión. Toda iglesia romaní debe entender que su misión incluye preocuparse por los niños de la comunidad, ayudar a los adultos jóvenes a encontrar trabajo y apoyar a quienes necesitan resolver su situación legal. “Si un líder de la iglesia piensa: 'Solo voy a compartir el evangelio, eso es lo único que haré'…, es realmente difícil que él o ella tenga un impacto”, dice Jankucic.

“Es cuando el evangelio permea todo, que la gente se da cuenta de que no hay una división entre su 'vida cristiana' y la ‘vida fuera de la iglesia’”, concluye.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias