¿Qué es tener fe y confianza en Dios? ¿Qué es tener fe y confianza en Dios?

¿Qué es tener fe y confianza en Dios?

Así, tener fe en Dios es creer en su existencia, su omnipotencia, omnipresencia y omnisciencia; es también creer en su Palabra y las enseñanzas de Jesucristo, transmitidas por medio de la Biblia. En la Biblia podemos leer algunas frases que reafirman estos principios.

En la fe se cimenta la creencia en la revelación de Dios propuesta por la Iglesia cristiana. En el cristianismo la fe es la principal de las tres virtudes teologales. Las otras dos virtudes teologales son la esperanza y la caridad.

Por medio de la fe la persona logra creer en la verdad revelada, esto es, en Jesús como el Mesías, Hijo de Dios. esta fe infunde los sentimientos de esperanza y caridad.

Se entiende también que la fe es un don que ha sido infundido en la persona por medio del Espíritu Santo. Ella conduce a la relación con Dios.

Esto implica que la fe en el cristianismo no se limita apenas a aceptar por válida la doctrina, sino por vivir de acuerdo a las enseñanzas.

La fe es definida en el Nuevo Testamento como "la garantía de los bienes que se esperan, la plena certeza de las realidades que no se ven" (Heb 11, 1).

Así, tener fe en Dios es creer en su existencia, su omnipotencia, omnipresencia y omnisciencia; es también creer en su Palabra y las enseñanzas de Jesucristo, transmitidas por medio de la Biblia.

En la Biblia podemos leer algunas frases que reafirman estos principios. Veamos.

Antiguo Testamento:

Por eso, así habla el Señor: Miren que yo pongo una piedra en Sión, una piedra a toda prueba, una piedra angular, escogida, bien cimentada: el que tenga fe no vacilará. Is 28, 16.

Tus testimonios, Señor, son dignos de fe, la santidad embellece tu Casa a lo largo de los tiempos. Sal 93, 5.

Que nunca te abandonen la buena fe y la lealtad: átalas a tu cuello. Escríbelas sobre la tabla de tu corazón, y encontrarás favor y aprobación a los ojos de Dios y de los hombres. Prov 3, 3-4.

El temor del Señor es el comienzo de su amor, y es por la fe que uno empieza a unirse a él. Ecli 25, 12.

Un hombre inteligente confía en la Ley y la tiene tanta fe como a un oráculo divino. Ecli, 33, 3.

Nuevo Testamento:

Él les respondió: «¿Por qué tienen miedo, hombres de poca fe?». Y levantándose, increpó al viento y al mar, y sobrevino una gran calma. Mt, 8, 26.

Al ver la fe de esos hombres, Jesús dijo al paralítico: «Ten confianza, hijo, tus pecados te son perdonados». Mt 9, 2.

Jesús se dio vuelta, y al verla, le dijo: «Ten confianza, hija, tu fe te ha salvado». Y desde ese instante la mujer quedó curada. Mt 9, 22.

Entonces Jesús le dijo: «Mujer, ¡qué grande es tu fe! ¡Que se cumpla tu deseo!». Y en ese momento su hija quedó curada. Mt 15, 28.

Les aseguro que si tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, dirían a esta montaña: «Trasládate de aquí a allá», y la montaña se trasladaría; y nada sería imposible para ustedes». Mt 17, 20.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias