¿Por qué es importante orar sin cesar?

¿Por qué es importante orar sin cesar?

Hablar con Dios va más allá de ser una necesidad por eso es pimordial convertir la oración en parte de su rutina diaria.

Pablo nos anima a orar sin cesar. Jesús pasó noches enteras en oración con su Padre. Nehemías tuvo una advertencia de segundos para orar. ¡Esté preparado en cualquier momento! La oración no es únicamente de un día, es diariamente tal y como si conversara con alguien muy querido, conviértalo en hábito, en parte de su cotidianidad.

Para cualquier escenario sea de éxito o dificultad, orar sin cesar es clave para la victoria de cualquier batalla. Mantener la comunión con Dios de manera constante, nos permite tener un oído más atento al mensaje de lo alto para nuestras vidas lo que contribuirá a saber elegir y tomar las mejores decisiones.

I Tesalonicenses 5: 15-18 Mirad que nadie pague a nadie mal por mal, sino procurad siempre hacer el bien los unos a los otros y a todos. Regocíjense siempre, oren sin cesar, den gracias en toda circunstancia; porque esta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús.

Lucas 6:12 En estos días salió al monte a orar, y toda la noche continuó orando a Dios.

Nehemías 2: 2-4 Y el rey me dijo: “¿Por qué está triste tu rostro, si no estás enfermo? Esto no es más que tristeza del corazón ". Entonces tuve mucho miedo. Le dije al rey: “¡Que viva el rey para siempre! ¿Por qué no debería estar triste mi rostro cuando la ciudad, el lugar de las tumbas de mis padres, está en ruinas y sus puertas han sido destruidas por el fuego? " Entonces el rey me dijo: "¿Qué estás pidiendo?" Entonces oré al Dios del cielo.

El poder de la oración es innegable. Sin embargo, Dios, por la razón que sea, espera que le pidamos que satisfaga nuestras necesidades.

Santiago 4: 2-3… No tienes, porque no pides. Pides y no recibes, porque pides mal, para gastarlo en tus pasiones.

Jeremías 33: 3 Llámame y te responderé y te diré cosas grandes y ocultas que no has conocido.

Tome la decisión hoy de pasar algún tiempo a solas con él. Permítele obrar en ti tanto el querer como el hacer de Su buena voluntad. Entra en Su trono y toma el lugar que te corresponde como hijo del Rey.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias