Pasos para encontrarnos con Dios en silencio y soledad

Pasos para encontrarnos con Dios en silencio y soledad

Porque existe el luga idóneo, preparado para recibir en la privacidad con Dios.

Las disciplinas espirituales del silencio y la soledad pueden ser tranquilas, pero también están llenas de aventuras, porque Dios mismo está esperando para encontrarte allí.

Siempre que te alejes del ruido y el ajetreo de la vida para encontrarte con Dios a través del silencio y la soledad, Él cambiará tu alma de maneras que van más allá de las palabras.

Así es como puedes usar el silencio y la soledad para acercarte más a Dios:

Preste atención a lo que se mueve en su alma.

Observe los sentimientos de desesperación y deseo que experimenta en varios momentos. En lugar de tratar de reprimir o huir de esos sentimientos, permita que lo motiven a buscar tiempo con Dios en silencio y soledad.

Incorpora el silencio y la soledad a tu vida con regularidad. Elija un momento y un lugar regulares para alejarse de la vida como de costumbre y pase al menos 10 minutos en silencio y soledad tan a menudo como pueda. Pídale a Dios que le ayude a expresar su necesidad de Él a través de una simple oración, y elija una posición física que le permita mantenerse alerta y adorar.

Supere la resistencia

No permita que nada lo distraiga de dedicarse regularmente a los momentos de buscar a Dios en el silencio y la soledad. Confíe cada una de sus preocupaciones actuales específicamente a Dios en oración para que pueda estar completamente presente con Él durante la soledad y el silencio. Si estás ansioso o asustado cuando piensas en pasar tiempo en soledad y silencio, admítelo ante Dios y pídele que te consuele.

Busque descanso para su cuerpo, mente y alma

Ore por la sabiduría que necesita para reconocer cuando está peligrosamente cansado, agotado por las demandas de la vida, hasta el punto en que no puede escuchar la voz de Dios hablándole. Acepte la invitación de Dios a descansar en su presencia durante la soledad y el silencio.

En lugar de presentarte cansado en tus reuniones especiales con Dios, dale a tu cuerpo el descanso que necesita durmiendo lo suficiente y haciendo ejercicio, comiendo bien y bebiendo agua con regularidad. Mientras pasa tiempo en soledad y silencio, respire profundamente y deje que la paz de la presencia de Dios llene su cuerpo.

Deje que el vacío lo lleve a la plenitud de Dios

No intentes negar o evitar el vacío que sientes por dentro a veces. En cambio, reconozca que el vacío puede ser bueno cuando lo motiva a volverse a Dios para buscar satisfacción durante sus momentos de soledad y silencio. Así que siente el dolor de tu vacío mientras se abre espacio en tu alma para que puedas recibir más de la presencia de Dios.

Enfréntate a ti mismo como realmente eres y deja que Dios te ayude

En lugar de esconderse de Dios, negar quién eres o tratar de controlar lo que otros piensan de ti, permite que la verdad de quién eres salga a la superficie durante la soledad y el silencio, y enfrenta la realidad de la persona que ves, con defectos y todo.

Luego recuerda que Dios te ama profunda e incondicionalmente, y pídele que te encuentre justo donde estás y te ayude a convertirte más en la persona que Él quiere que te conviertas.

Reciba la guía de Dios

Cuanto más tiempo pases con Dios en soledad y silencio, más aprenderás a reconocer la voz de Dios cuando te habla. Ore por la guía que necesita para tomar decisiones sabias y esté alerta para que el Espíritu Santo testifique a su espíritu acerca de lo que es verdad.

Deja que el amor que experimentas en la soledad y el silencio se derrame en la vida de otras personas. Cada vez que regrese a la vida en comunidad con otras personas después de pasar tiempo en soledad y silencio, recurra al amor que Dios le ha dado para amar a los demás.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias