Mentiras blancas, mentiras negras, ¿las mentiras tienen color?

Mentiras blancas, mentiras negras, ¿las mentiras tienen color?

Conoce lo que dice La Palabra de Dios sobre la mentira.  

La mentira como tal, es un término que no tiene base ni fundamento alguno con la verdad. Representa una de las causas que desencadenan problemas de diferente índole familiar, laboral, personal entre otros contextos.

En el libro de 2Corintios 13:8 dice "Porque nada podemos contra la verdad, sino por la verdad". El hecho de confesar la verdad permite liberación, paz, tranquilidad, libertad, palabras que suman a la vida sin temores.

Por otro lado, algunas personas califican las mentiras por colores, blancas o negras, malas o inofensivas, pero bíblicamente eso no existe. Las mentiras son mentiras y como tal no son del agrado de Dios.

Isaías 5:20 ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!

Teñir la mentira de colores o hacer de algunas algo insignificante, suele traer consecuencias tarde o temprano. Lo pequeño, probablemente logre aumentar de tamaño y así, multiplicar las mentiras día tras día lo que conlleva a una situación más complicada, o en lo que se dice secularmente: "Tapar el sol con un dedo".

Lo ideal, es decir la verdad o en dado caso, si ya la mentira es un hecho, confesar la verdad, pedir perdón y liberar la carga.

San Juan 8:32 "...y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres"

En el versículo anterior de San Juan, reitera que la verdad te hará libre, libre de la carga, de seguir la mentira, de ocultar aspectos de la luz. Entonces, quiere decir, que la mentira te encierra, representa una carga, una atadura.

Las consecuencias de mantenerse lejos de la verdad son evidentemente serias (Apocalipsis 21:8 / Proverbios 6:16-17). Pero cabe recordar, que el arrepentimiento verdadero y el perdón, representan el camino correcto para enfrentar la situación y volver a empezar.

Finalmente, la mentira por donde empiece siempre será mentira, con los colores que el ser humano le quiera dar, pero en la misericordia de Dios está el propósito del perdón, como lo dice en 1Juan 1:9.

"Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está con nosotros".

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias