Lo que dicen las Escrituras sobre el poder de la oración

Lo que dicen las Escrituras sobre el poder de la oración

Historias de la Biblia evidencian que la oración es más poderosa de lo que imaginas.

Dios, en Su misericordia y bondad, continúa respondiendo las oraciones de Sus hijos. De vez en cuando, sin embargo, parece que existe cierta confusión en cuanto a qué es la oración y qué no es.

La oración es simplemente una comunicación entre nosotros y nuestro Padre Celestial. El Padre Nuestro es un gran bosquejo que podemos usar para estructurar nuestras oraciones. Jesús usó este bosquejo, según el evangelio de Lucas, para enseñar a sus discípulos a orar.

El Padre Nuestro comienza con un llamado a honrarlo.

Mateo 6: 9 Así pues, ora: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.

A continuación, se nos anima a priorizar Su voluntad sobre la nuestra.

Mateo 6:10 Venga tu Reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

¿Adivina qué? Está perfectamente bien pedirle a Dios que le ayude a satisfacer sus necesidades físicas.

Mateo 6:11 Danos hoy nuestro pan de cada día.

Está a punto de volverse real en nuestras oraciones. Llegamos al punto en la oración en el que pedimos perdón por nuestros pecados. Este es también un momento en el que, voluntaria e intencionalmente, perdonamos a los demás.

Mateo 6:12 Y perdónanos nuestras deudas, como nosotros perdonamos a nuestros deudores.

El mundo se vuelve cada vez más oscuro. Necesitamos la misericordia y la gracia de Dios para mantenernos en el camino angosto. Cuando oramos, debemos pedirle que nos proteja del mal.

Mateo 6:13 Y no nos metas en tentación, mas líbranos del maligno.

Finalmente, podemos terminar nuestras oraciones con un tiempo de alabanza, adoración y acción de gracias a nuestro Rey.

Mateo 6: 13c Porque tuyo es el reino y el poder y la gloria por los siglos. Amén.

Oraciones poderosas en la Biblia

¡La oración es poderosa! Afortunadamente, no tiene nada que ver con nuestra fuerza espiritual, sino con el poder ilimitado de Dios. Aquí hay algunos ejemplos de oraciones poderosas que están registradas en la Biblia.

Santiago 5: 17-18 Elías era un ser humano, como lo somos nosotros. Oró fervientemente para que no lloviera y no lloviera sobre la tierra durante tres años y medio. Otra vez oró, y los cielos dieron lluvia y la tierra produjo sus cosechas.

2 Reyes 20: 10-11 Y Ezequías respondió: Fácil es que la sombra descienda diez grados; no, pero deja que la sombra retroceda diez grados ". Entonces el profeta Isaías clamó al Señor, y Él hizo retroceder diez grados la sombra por la cual había bajado sobre el reloj de sol de Acaz.

Juan 11: 41-44 Entonces quitaron la piedra. Entonces Jesús miró hacia arriba y dijo: “Padre, te doy gracias porque me has escuchado. Sabía que siempre me escuchas, pero dije esto en beneficio de las personas que están aquí, para que crean que tú me enviaste ". Cuando hubo dicho esto, Jesús gritó en voz alta: "¡Lázaro, sal!" El muerto salió con las manos y los pies envueltos con tiras de lino y un paño alrededor de la cara. Jesús les dijo: "Quítense los mantos y déjenlo ir".

Hechos 16: 25-26 Pero a medianoche, Pablo y Silas oraban y cantaban himnos a Dios, y los presos los escuchaban. De repente hubo un gran terremoto que hizo temblar los cimientos de la prisión, e inmediatamente se abrieron todas las puertas y se soltaron las cadenas de todos.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias