¿La paciencia se acaba? Mira lo que dice Dios al respecto

¿La paciencia se acaba? Mira lo que dice Dios al respecto

La paciencia, es una facultad que muchas veces el ser humano no está dispuesto a poner en práctica, y por lo tanto, puede perder oportunidades únicas e irrepetibles.

Existen situaciones en la vida donde esperar es crucial para que las cosas se puedan dar satisfactoriamente. Por ejemplo la graduación, un empleo, la llamada de una entrevista, la respuesta de un sí para el matrimonio, el noviazgo, una oferta laboral, tratamiento médico entre innumerables escenarios donde se debe tener paciencia.

Paciencia, una palabra que parece simple pero que en la práctica es una de las más complicadas de ejercer. Frecuentemente, deseamos que las cosas se den rápido, pero olvidamos que cada aspecto tiene su tiempo.

Eclesiastés 3:1 "Todo tiene su tiempo y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora".

Entonces, ¿por qué apresurarnos? Lo más probable es que a nuestra velocidad nos esté esperando una inmensa pared de concreto porque las piezas aún no se mueven a nuestro favor.

Cuando permitimos que Dios tome el timón de nuestro barco, le damos luz verde para que asuma nuestra carga y podamos nosotros estar en paz, logrando con esto no atar las manos de Dios y dejar que él trabaje.

Hebreos 10:35-36

35 No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón;

36 porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.

Cada segundo cuenta y podemos demorar la meta prestando atención a los impulsos carnales. Bien lo dice en Hebreos, NO PERDÁIS LA CONFIANZA. Quiere decir, no dejes de confiar en Dios porque ya él tiene lo que tanto anhelas, pero destaca que ES NECESARIA LA PACIENCIA.

Cada sueño tiene su momento perfecto, el cual servirá de bendición no solo para tí, sino para todos los que te rodean. Llegará el día ideal y con el respaldo de Dios, será mejor de lo que imaginas. Por lo tanto, la paciencia no tiene límites, el límite lo pones tú y solo tú decides si estas dispuesto, sin olvidar que siempre vale la pena esperar en Dios.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias