La oración de los discípulos: Hechos 4:24-30 La oración de los discípulos: Hechos 4:24-30

La oración de los discípulos: Hechos 4:24-30

Discípulo es, en general, un aprendiz o alumno de un maestro. Discípulo es cada uno de los seguidores del maestro fundador de alguna escuela, especialmente de una escuela filosófica, movimiento artístico/gusto artístico (dab.); también en una escuela de pensamiento religioso.

Cuando lo oyeron, alzaron unánimes la voz en oración a Dios: «Soberano Señor, creador del cielo y de la tierra, del mar y de todo lo que hay en ellos, tú, por medio del Espíritu Santo, dijiste en labios de nuestro padre David, tu siervo: “¿Por qué se sublevan las naciones y en vano conspiran los pueblos? Los reyes de la tierra se rebelan y los gobernantes se confabulan contra el Señor y contra su ungido”.
En efecto, en esta ciudad se reunieron Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y con el pueblo de Israel, contra tu santo siervo Jesús, a quien ungiste para hacer lo que de antemano tu poder y tu voluntad habían determinado que sucediera. Ahora, Señor, toma en cuenta sus amenazas y concede a tus siervos el proclamar tu palabra sin temor alguno. Por eso, extiende tu mano para sanar y hacer señales y prodigios mediante el nombre de tu santo siervo Jesús».

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias