Historias positivas sobre el trabajo misionero durante la pandemia son compartidas en Blog

Historias positivas sobre el trabajo misionero durante la pandemia son compartidas en Blog

A la luz de la pandemia de coronavirus, se ha lanzado un nuevo blog en un esfuerzo por compartir historias positivas sobre el influyente trabajo de los misioneros cristianos, ya que muchos en todo el mundo sufren enormes dificultades.

Por:  Johana R.

El blog "Historias de Campo de Esperanza", encabezado por el ministerio e3 Partners, presenta "historias semanales de cómo Dios está trabajando en todo el mundo. Dios siempre está trabajando, incluso en medio de esta pandemia, Él está haciendo cosas increíbles, ¡y queremos compartirlas con ustedes!", afirma el blog.

La mayoría de las seis entradas publicadas actualmente en el blog destacan cómo los misioneros cristianos han utilizado la pandemia del coronavirus, que ha matado a casi dos millones de personas en todo el mundo e infectado a muchas más, como una fuerza para el bien. Una historia detalló cómo la pandemia causó que "muchos experimentaran esperanza y amor como nunca antes" mientras los socios nacionales de e3 distribuían más de 4.000 comidas calientes y 300 bolsas de comestibles a los empobrecidos del sur de Asia, lo suficiente para alimentar a una familia durante dos o tres semanas.

Además, la distribución de la comida por parte de e3 Partners permitió "compartir el evangelio", lo que resultó en que "más de 1.500 almas perdidas" aprendieran sobre el Evangelio por primera vez. Para cuando terminó el período de 17 días de distribución de alimentos, 600 de esas "almas perdidas" habían acordado dar sus vidas a Jesucristo.

Otra entrada ilustró un ejemplo adicional de cómo "COVID-19 y los cierres subsiguientes están abriendo puertas de oportunidad para difundir el evangelio a nuevas personas y lugares". Ese blog en particular se centró en "un trabajador migrante que trabaja en una de las ciudades más pobladas del sur de Asia", que se encontraba a más de 700 millas de su pueblo natal.

A medida que los cierres comenzaron a surtir efecto, el trabajador migrante, al que se hace referencia con el seudónimo "Rohit", eligió hacer el largo viaje de regreso a su pueblo natal en lugar de "merte de hambre aquí en la ciudad". A lo largo de su viaje, compartió el Evangelio con aquellos con los que encontró y cuando finalmente llegó a su pueblo, compartió el Evangelio con su familia y amigos.

"A medida que la gente llegaba a la fe, él los equipaba y juntos se acercaban a conocidos en las aldeas circundantes. Hasta ahora, Rohit ha plantado 10 nuevas iglesias de casas desde que comenzó el cierre. Y aún así, su pasión por ver las buenas noticias disponibles para todas las personas en todas partes arde fuerte".

Una tercera historia de esperanza reveló cómo la pandemia obligó a tres familias misioneras con sede en Oklahoma estacionadas en Asia a regresar a los Estados Unidos. A pesar de su incapacidad para continuar su trabajo misionero en el extranjero, uno de sus socios nacionales comenzó "más iglesias durante la pandemia de las que había combinado durante los dos años anteriores". A medida que las familias misioneras permanecen en los Estados Unidos, han comenzado varios estudios bíblicos en línea y están trabajando para iniciar una nueva iglesia doméstica en su estado natal de Oklahoma.

Además de las historias compartidas en el "Field Stories of Hope Blog", una destacada activista cristiana en los Estados Unidos ha compartido cómo su infección por el coronavirus permitió que más personas escucharan el Evangelio de Jesucristo. Joni Eareckson Tada, un defensor de los derechos de las personas con discapacidad que fundó el ministerio "Joni and Friends", se infectó con el coronavirus a principios de este mes. En una publicación de Facebook la semana pasada, explicó que en su caso, "Lo que COVID significaba para el mal, Cristo significaba para el bien".

"Mi fe se ha ampliado, mis esperanzas son más altas, mi amor por Jesús se ha disparado, mi aprecio por los demás se ha profundizado y las promesas de Dios se consolidan aún más en mi alma", dijo. Tada también habló de cómo su viaje al hospital para recibir una infusión de anticuerpos permitió a su esposo Ken compartir el Evangelio con el personal del hospital.

"Estaba constantemente dando tratados del Evangelio, bendiciendo enfermeras y asistentes en el nombre de Jesús, deteniéndose a orar por ellos y hablando palabras de aliento bendecido basado en el Espíritu. Incluso hizo esto en la farmacia".

Fuente: Christian Post 

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias