El Papa Francisco sobre la adopción: "Nadie nace padre, sino que se hace"

El Papa Francisco sobre la adopción: "Nadie nace padre, sino que se hace"

El Santo Padre reflexionó sobre la paternidad adoptiva de José este miércoles 5 de enero, durante la catequesis que se realizó en el Aula Pablo VI.

El Papa Francisco reflexionó sobre la paternidad y la maternidad durante su última catequesis brindada el día 5 de enero. El Santo Padre invitó a las instituciones a que reduzcan los tiempos burocráticos de adopción, para que las miles de personas que desean ser madres o padres, puedan hacerlo. Como así también que miles de niños sean parte de una familia. 

“Nadie nace padre, sino que se hace. Y no se hace sólo por traer un hijo al mundo, sino por hacerse cargo de él responsablemente. Todas las veces que alguien asume la responsabilidad de la vida de otro, en cierto sentido ejercita la paternidad respecto a él (Carta ap. Patris corde )”, en relación a la paternidad adoptiva de José con Jesús. 

Y esto, dijo el Santo Padre, fue lo que hizo José al reconocer jurídicamente y darle el nombre de Jesús, que significa “El Señor salva”, cumpliendo así el mandato de Dios anunciado en sueños por el Ángel: “Porque salvará a su pueblo de sus pecados" (Mt 1,21). En la antigüedad, explicó el Pontífice, el nombre era la sustancia de la identidad de una persona. Cambiar de nombre significaba cambiarse a sí mismo, pero, sobre todo, dar un nombre a alguien o a algo significaba afirmar la propia autoridad sobre lo nombrado.

“Pienso en particular en todos aquellos que se abren a la acoger la vida a través del camino de la adopción, que es una actitud generosa, bella. José nos muestra que este tipo de vínculo no es secundario, no es un expediente. Este tipo de elección es una de las formas más sublimes de amor y de paternidad y maternidad”, remarcó el Papa.

Por otro lado, Francisco fomentó la adopción y remarcó que ella no es un riesgo, sino un acto de "acoger a niños". 

“¡Cuántos niños en el mundo esperan que alguien cuide de ellos! Y cuántos cónyuges desean ser padres y madres, pero no lo consiguen por motivos biológicos; o, incluso teniendo ya hijos, quieren compartir el afecto de su familia con los que se han quedado sin ellos".

Luego, el Papa reflexionó sobre aquellas parejas que no desean tener hijos, calificando nuestro tiempo actual como "invierno demográfico". Francisco recalcó que la  negación de la paternidad y de la maternidad “nos quita humanidad, la civilización envejece y la Patria sufre”. 

“Es cierto que existe la paternidad espiritual para los que se consagran a Dios y la maternidad espiritual; pero los que viven en el mundo y se casan, piensen en tener hijos, en dar la vida, porque son ellos los que te cerrarán los ojos, los que se quedarán para el futuro. Y también, si no puedes tener hijos, piensa en la adopción. Es un riesgo, sí: tener un hijo siempre es un riesgo, ya sea natural o adoptado. Pero más arriesgado es no tenerlo. Más arriesgado es negar la paternidad, negar la maternidad, ya sea real o espiritual”. 

Al insistir en la belleza de la adopción, el Papa exhortó a las instituciones que se ocupan de las adopciones a estar siempre dispuestas a ayudar, “controlando seriamente” la idoneidad de los candidatos, pero también “simplificando el procedimiento necesario”, para que el “sueño de tantos niños que necesitan una familia, y de tantos cónyuges que desean entregarles su amor, pueda hacerse realidad”.

Por último, el Papa concluyó con una oración a San José pidiendo su intercesión y protección, en este caso para que a los huérfanos no le falte un hogar y las parejas que lo desean puedan tener un hijo.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias