¿Dónde dice la Biblia "acordaos de los presos"? ¿Dónde dice la Biblia "acordaos de los presos"?

¿Dónde dice la Biblia "acordaos de los presos"?

La Biblia en Hebreos 13:3 dice: Acordaos de los apresos, como si estuvieseis presos juntamente con ellos; y de los bafligidos, puesto que también vosotros mismos estáis en el cuerpo. 4 Honroso sea en todos el amatrimonio y el lecho sin mancilla; pero a los bfornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios.

“Acordaos de los presos, como si estuvierais presos juntamente con ellos” (Heb 13:3). Llama la atención el sentido de compromiso con que está formulada esta sugerencia de caridad cristiana.  No se trata de un vago ejercicio de la memoria para recordar gentes que está en medio de una situación ajena y al margen de lo que somos. El llamado es a que nos sensibilicemos a tal grado con los presos que lleguemos a sentirnos como si estuviéramos en su propia celda. 

Se nos insta a que acompañemos a aquellos que están privados de su libertad y a desplegar hacia ellos una actitud tan compasiva y solidaria como si nosotros estuviéramos también detrás de los barrotes. La versión de la Biblia “Dios habla hoy” nos dice: “Acuérdense de los presos, como si también ustedes estuvieran presos con ellos. La Biblia Internacional dice: “Acuérdense de los presos, como si ustedes fueran sus compañeros de cárcel.

Pienso que nos olvidamos de los presos porque partimos de la idea de que quien está en la cárcel es por sus propios desatinos y eso es lo que merece, por lo que se puede entender que no estamos comprometidos con una diligente compasión hacia quienes están encerrados cumpliendo condena por algún delito.  En este sentido, la indiferencia y el olvido de quienes están en esta condición parece ser lo más natural y aceptable. 

Para buena parte de gente de la sociedad la cárcel es un estercolero humano que no merece siquiera una mirada. No obstante, la compasión cristiana tiene un llamado a la cárcel. “Acordaos de los presos, como si estuvierais presos juntamente con ellos; y de los maltratados, como que también vosotros mismos estáis en el cuerpo” (Heb 13:3).

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias