¿Cómo ser un buen padre? Aquí algunos consejos

¿Cómo ser un buen padre? Aquí algunos consejos

No podemos ser los padres perfectos, pero si podemos contar con las maneras de ser los mejores cada día.

No existe una forma correcta de ser un buen padre, aunque existen muchas formas comprobadas de ser un padre defectuoso, como el abuso, la negligencia o la indulgencia excesiva.

Un desafío clave es resistir la urgencia de manejar, guiar o controlar a los niños en todo momento, pero las investigaciones sugieren que los padres que les dan a sus hijos espacio para explorar, crecer y, lo que es más importante, fallar, pueden estar sirviéndoles mejor.

Ningún padre debe permitir que los niños pongan en riesgo su salud o seguridad, o permitir que se burlen de las reglas básicas de la casa, especialmente cuando se trata de las responsabilidades diarias del hogar y la escuela. Pero más allá de eso, construir una vida hogareña que brinde cuidado, consistencia, opciones y consecuencias debería contribuir en gran medida al desarrollo social, emocional e intelectual de un niño, lo que también debería conducir a un vínculo más fuerte entre padres e hijos y una crianza más dichosa.

Hacer un hogar feliz

Una paradoja de la crianza de los hijos es que los niños normalmente necesitan menos de sus padres y madres de lo que los adultos creen. Sin embargo, lo que necesitan es esencial: amor, seguridad emocional, conversación, validación, responsabilidades, tiempo al aire libre y oportunidades para jugar y aprender.

Los padres que pueden centrar su atención en estos objetivos básicos y evitar quedar atrapados en los minutos en las pantallas o dictar qué camisa se usará para el preescolar, descubrirán que ellos y sus hijos se disfrutarán más el uno del otro y que sus hijos también lo harán.

¿Cómo pueden los padres vincularse con sus hijos?

Las rutinas diarias y los rituales regulares pueden ser una forma poderosa de vincularse con los niños y ayudarlos a sentirse seguros emocionalmente.

El tiempo que dedican todos los días a leer juntos, escuchar música, salir al aire libre, realizar una tarea sencilla y, especialmente, una interacción positiva para comenzar el día y abrir la hora a la hora de acostarse para revisar el día y decir buenas noches, según las investigaciones, ayuda a los niños a establecer un establo. perspectiva emocional positiva.

¿Por qué la conversación es tan importante para los niños?

La investigación sobre la charla informal también conocida como bromas ha descubierto que es esencial para el desarrollo emocional de los niños y para su vocabulario.

Las charlas informales con los padres amplían el conocimiento y las habilidades de los niños y tienen efectos emocionales y sociales positivos que duran hasta la edad adulta.

Los planes de fin de semana, las noticias del vecindario, los recuerdos divertidos, los cambios estacionales, las listas de tareas pendientes, los recuerdos de los sueños y las cosas que te emocionan son temas válidos para bromear durante las partes tranquilas del día.

Evitando trampas

Es imposible que un padre sea perfecto. Afortunadamente, no es tan difícil ser el padre adecuado para su propio hijo. Escuchar, brindar apoyo, fomentar la actividad y la creatividad, y establecer una estructura familiar segura, contribuyen en gran medida a brindar el tipo de infancia que ayuda a los niños a prosperar.

Desafortunadamente, incluso en la búsqueda de estos objetivos, los padres pueden ir demasiado lejos al sobreprogramar a los niños, microgestionarlos, negarse a reconocer el aprendizaje o las luchas emocionales por lo que son, modelar respuestas poco saludables al estrés, violar los límites o criticar a los niños o compararlos con otros, incluso hermanos, por frustración.

¿Puede un padre ser perfecto alguna vez?

En una palabra, no, y ningún niño puede ser perfecto tampoco. Pero los padres que creen que la perfección es alcanzable, en ellos mismos o en sus hijos, a menudo luchan por disfrutar de su papel o por brindar alegría a sus hijos.

Es fácil que un padre, se vuelva autocrítico y se castigue a sí mismo por las oportunidades que no ofreció a sus hijos o por no presionarlos lo suficiente. Pero una infancia intensa y con demasiados programas puede no ser la adecuada para su hijo. Ser un padre "suficientemente bueno", sugieren muchos expertos, es suficiente para criar hijos que sean decentes y cariñosos, lo suficientemente seguros de sí mismos para perseguir sus intereses y capaces de fracasar.

¿La crianza de los hijos se trata principalmente de tener el control?

No debería ser así. Muchos padres creen que deben controlar a los niños en todo momento, dirigiéndolos a adaptarse a su propia visión de en qué tipo de persona deben convertirse.

Estos padres pueden sorprenderse y enojarse cuando los niños se resisten a tal presión, lo que lleva a luchas de poder y potencialmente años de conflicto.

Los padres que, en cambio, se centran en las expectativas y los estándares básicos de responsabilidad y rutinas, y se apegan a ellos, mientras trabajan para comprender el temperamento y las necesidades emocionales de sus hijos, pueden formar una conexión para descubrir y perseguir sus propios intereses.

Brindar apoyo emocional

Cuando un padre está ansioso o preocupado, el niño también puede volverse ansioso. Los padres que hablan de las preocupaciones de los adultos con sus hijos, no modelan ni enseñan habilidades de afrontamiento, o que no son confiables o no cumplen sus promesas, pueden generar ansiedad en sus hijos e hijas.

Sin embargo, los padres que se abalanzan para eliminar cualquier fuente de ansiedad, por ejemplo, al hacerse cargo de tareas difíciles, también pueden criar inadvertidamente a niños que pueden tener dificultades para hacer frente a los desafíos o el estrés. Los padres que se toman el tiempo para escuchar, se toman en serio las preocupaciones de los niños, brindan un apoyo constante, dan un paso atrás y permiten que los niños resuelvan los problemas por sí mismos (o no), y abren un amplio tiempo libre para jugar, ayudando a los niños a prosperar.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias