Acciona tu fe en todo momento, ¡cada segundo cuenta!

Acciona tu fe en todo momento, ¡cada segundo cuenta!

El tiempo pasa y tener fe más allá de las circunstancias acelera la bendición hacia tu vida.

Cuando somos salvos por la fe en Cristo, debemos sentirnos obligados por el sacrificio de amor de Jesús a dar también a los demás. Después de todo, la Biblia dice que la fe sin obras está muerta. Al dejar que su luz brille a través de nosotros, damos gloria a Dios.

Conoce algunos versículos para activar tu fe en todo momento, creyendo y accionando para que las cosas que no existen sean una realidad.

Santiago 2: 14-26

¿De qué sirve, hermanos míos, si alguno dice que tiene fe pero no tiene obras? ¿Puede esa fe salvarlo? Si un hermano o una hermana está mal vestido y carece de la comida diaria, y uno de ustedes le dice: “Ve en paz, cálmate y saciate”, sin darle lo necesario para el cuerpo, ¿de qué sirve? Así también la fe en sí misma, si no tiene obras, está muerta. Pero alguien dirá: "Tú tienes fe y yo tengo obras". Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras.

2 Timoteo 4: 7

He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, he guardado la fe.

Efesios 2: 8-10

Porque por gracia sois salvos mediante la fe. Y esto no es obra tuya; es don de Dios, no resultado de obras, para que nadie se jacte. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que caminemos en ellas.

Mateo 5:16

De la misma manera, deja que tu luz brille ante los demás, para que vean tus buenas obras y den gloria a tu Padre que está en los cielos.

1 Tesalonicenses 1: 3

Porque recordamos ante nuestro Dios y Padre cómo pusiste en práctica tu fe, cómo tu amor te hizo trabajar tan duro y cómo es firme tu esperanza en nuestro Señor Jesucristo.

La Biblia habla extensamente sobre tener fe en el amor y la soberanía de Dios. Cuando lo hacemos, aunque no se nos promete que las cosas serán fáciles, podemos saber que Dios está con nosotros en las buenas y en las malas, que se preocupa por nosotros. Él nos proporciona la victoria en todas y cada una de las circunstancias accionando la fe como principal motor de batalla.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias