7 versículos de la Biblia sobre la protección contra el mal

7 versículos de la Biblia sobre la protección contra el mal

Antes de salir prepara tu oración con estos versículos.

La Palabra de Dios nos ayuda a construir un sistema de alarma sonora que nos advierte y nos protege. Su Espíritu activa esa alarma mientras caminamos con Él. Es posible que nuestro radar no explique qué está mal. Solo nos dice que tengamos cuidado. No tenemos que entender el por qué, solo tenemos que prestarle atención.

No permita que el miedo a ser crítico le impida ser cuidadoso. Mire estos versículos de la Biblia sobre la protección contra el mal para impulsar su sistema de alarma interno.

1. Reconocer el mal nos protege del daño.

“El amor debe ser sincero. Odia el mal; aférrate a lo bueno ”(Romanos 12: 9 NVI).

El mal significa dañino en efecto. Algunas cosas pueden ser malas para mí, pero no para ti. Las tarjetas de crédito ayudan a algunas personas a realizar un seguimiento de sus gastos, pero tientan a otras a gastar en exceso y crean una servidumbre por deudas. ¿Ciertas personas, tipos de entretenimiento o situaciones te hacen tropezar o sufrir? Entonces, como dice el mensaje, “Huye del mal para salvar la vida; apártate de lo malo"

2. El Buen Pastor protege a sus ovejas del mal.

“Aunque camine por el valle más oscuro, no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento ”(Salmo 23: 4 NVI).

La Biblia nos dice que Dios es más fuerte que cualquier poder maligno. Puedes encontrar protección en la presencia de Dios. Mantenernos cerca de nuestro Pastor nos mantiene a salvo.

3. Dios saca lo bueno de lo malo.

"Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo".(Génesis 50:20 GW).

Los hermanos de José lo vendieron como esclavo. Dios usó los malvados planes de sus hermanos para llevar a José a Egipto, donde podría salvar a la nación de Israel y, a través de ellos, al linaje de Jesús. Cuando Dios permite que el mal nos toque, podemos confiar en que lo está usando para Su gloria y nuestro bien eterno. Puede creer en la promesa bíblica de que Dios puede convertir para bien lo que estaba destinado al mal.

4. Superamos el mal con el bien.

“No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal” (Romanos 12:21 NVI).

La respuesta humana natural es devolver mal por mal. Pero la Biblia dice que la forma en que vencemos el mal es haciendo el bien. De lo contrario, llegaremos a ser como los malvados. Cuando hacemos el bien, Dios se convierte en nuestro vengador y arregla las cuentas.

5. No debemos preocuparnos cuando la gente hace el mal.

“No te preocupes por los malvados ni tengas envidia de los que hacen el mal; porque como la hierba pronto se secarán, como la hierba verde pronto se marchitarán ”(Salmo 37: 1-2 NVI).

Dios tiene a los que hacen el mal con una correa. Concéntrese en Él en lugar de en ellos. Pon tu mirada en las verdades bíblicas de que el mal ya ha perdido la batalla y Dios tiene tu victoria.

6. La ira puede llevar a hacer el mal.

“Deja ir la ira y deja la rabia atrás. No se preocupe. Sólo conduce al mal” (Salmo 37: 8 GW).

Las Escrituras nos advierten sobre el efecto agravante de la ira. El descontento no mejora las cosas. Solo hace que actuemos con nuestro dolor y arremetamos contra los demás.

7. El temor de Dios nos enseña a rechazar el mal.

“Todos los que temen al Señor aborrecerán el mal. Por tanto, aborrezco el orgullo y la soberbia, la corrupción y la perversidad ”(Proverbios 8:13 NTV).

Odiar el mal nos protege de las asociaciones dañinas y las actitudes destructivas. Debemos odiar las cosas que Dios odia y apartarnos de ellas. Si te encuentras en un ciclo de pecado, arrepiéntete y apártate del comportamiento.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias